Lentejas boloñesa

Isabel Gutiérrez, vicerrectora de grado de la Universidad Carlos III, afirma que un alumno universitario de matemáticas sabe más que uno de EEUU. Esto me llena de orgullo. Afirma que es muy español eso de saber mucho. Por fin salimos de la España del “¡que inventen ellos!”. Paradójicamente, es ahora cuando tenemos que reformar la Universidad. Ahora resulta que saber mucho no vale, es mejor saber hablar en público y trabajar en equipo, como hacen en EEUU, según dice Isabel Gutiérrez. Puede que hablar en público y trabajar en equipo sea lo más importante en EEUU, y en la especialidad de la señora vicerrectora: economía y empresas. Tener capacidad para hablar en público es importante para vender tecnología. Poseer y generar conocimiento es importante para crear tecnología. Cada cuál que piense quién quiere que forme su universidad.

EZEQUIEL DEL RÍO MADRID

Si sólo dijera eso. Algunos (¡puede que incluso extranjeros!) han intentado manipular a un sector manipulable como son los alumnos. Los estudiantes se movilizan contra Bolonia porque la gente en España está acostumbrada a no ir a clase. A la universidad se va a estudiar, no a meterse en política. Los vagos, los que no van a clase, son los que se oponen. El dinero lo hemos dedicado a las reformas, en vez de a bibliotecas, por ejemplo.

Esto no ha sido rescatado de un viejo No-Do, no es un ministro de Franco, no es tu abuelo que ha resucitado sólo para meterte en cintura: es Isabel Gutiérrez, la vicerrectora al habla. Da miedo, ¿verdad? El boloñazo es una dramática reforma de la universidad y la han aprobado sin consultar a nadie, sin la menor discusión pública y sin contar con los estudiantes. Quienes se atrevan a rechistar será que no quieren estudiar, están manipulados por intereses inconfesables, son tontos útiles que se dejan convencer por agitadores profesionales. ¿Bibliotecas? Lejos de nosotros la funesta manía de leer: el dinero hay que gastarlo en la propia reforma. ¿Qué quiere decir eso? ¿Ponerles piso a esos ubicuos y refitoleros psicopedagogos?

No son lentejas: rechacemos con contundencia cualquier plan de reforma universitaria que empiece por ni siquiera escuchar la opinión de los estudiantes, continúe por privatizar la universidad y entregársela atada de pies y manos a la empresa, y acabe por afirmar que el que se oponga será que o está mal informado o es un vago o cobra de Moscú o de la mafia rusa. No cuela, vicerrectora. Ya no.