Pato confinado

Receta de pollo kung pao: cocina de Sichuan para celebrar el Año Nuevo chino

Pollo kung pao.
Pollo kung pao. Foto: Fernando Sadao Shiraishi/ Pixabay

Si te ha picado la curiosidad por el Año Nuevo chino, que justo estos días se celebra, practicar en casa su cocina milenaria no es mal plan gastronómico. Aunque entramos en el año del conejo, el plato que te proponemos es de ave. Puedes empezar con una de sus recetas más fáciles y deliciosas: el pollo kung pao, tradicional de la cocina de la región de Sichuan.

Se trata de un pollo marinado que se sirve en una salsita espesa, ligada con fécula de maíz o de patata. Lleva picante, así como ingredientes agridulces. Aunque la mayoría de los ingredientes se encuentran en el supermercado, el vinagre de arroz y la pimienta de Sichuan son elementos que le dan un sabor característico (los venden en tiendas especializadas).

La receta es algo laboriosa pero el resultado merece la pena. Debes marinar el pollo y luego freírlo. Después, como último paso, se saltea junto a la salsa agridulce. Además del puerro, puede llevar otras verduras, como pimientos verdes y rojos y cebolleta, y también setas shiitake.

Receta de pollo kung pao

Ingredientes 4 personas: 

  • 4 contramuslos de pollo pelados y troceados (puede ser pechuga)
  • 1 puerro.
  • Salsa de soja.
  • Azúcar moreno.
  • Cubitos de caldo de pollo concentrado.
  • Pimienta blanca.
  • Un puñadito de pimienta de Sichuan.
  • Maizena.
  • Un buen puñado de cacahuetes (mejor sin sal).
  • 2 guindillas de Cayena.
  • 2 dientes de ajo.
  • Jengibre fresco.
  • Aceite de oliva.
  • Vinagre de arroz.
  • Vino de arroz o vino de Jerez.

1. Marina el pollo:

Pon los contramuslos, cortados en dados, en un bol. Marínalos con un chorrito de aceite de oliva, un poquito de sal y pimienta blanca, dos cucharadas de salsa de soja y un chorrito de vino de arroz o Jerez. Puedes echarle guindilla troceada si lo quieres más picante. Mézclalo con las manos. Agrega después varias cucharaditas de maizena, para que la mezcla espese. Remueve de nuevo. Deja que repose al menos un cuarto de hora.

2. Haz la salsa kung pao:

Pon en un bol un vasito de vino de arroz o  de Jerez. Añade una cucharada de salsa de soja y un chorrito de vinagre de arroz. Agrega al líquido media cucharadita de pimienta blanca, un cuarto de cubito de caldo de pollo concentrado triturado, una o dos cucharadas de azúcar, y una cucharada de maizena. Mézclalo bien, que no queden grumos.

3. Fríe el pollo y haz la base picante:

Fíe el pollo escurrido de su salsa en abundante aceite caliente. En cuanto se dore, retíralo del aceite, y escúrrelo (ponlo sobre un colador). Aprovechando un poquito de ese aceite, saltea la pimienta de Sichuan y las guindillas. Añade dos dientes de ajo (pelados y cortados en láminas gruesas) y varias rodajas de jengibre fresco. Saltéalo hasta que el ajo empiece a dorarse. Agrega luego el pollo frito en esta mezcla y remueve a fuego medio.

4. Saltea el pollo con la salsa:

Sube el fuego y agrega la salsa que tenías preparada. Añade el puerro cortado en rodajas finas y los cacahuetes. Saltea el pollo con la salsa sin parar de remover durante unos cinco minutos. Comprueba el punto de sal. Sírvelo inmediatamente.