Pacto contra la crisis: el PP gana 1-0

El IVA de los fontaneros, como lo han bautizado sus señorías, es la primera victoria del PP en esta fase de búsqueda de un pacto de Estado contra la crisis. No será la última. Si el Gobierno persiste en su afán por tenerlo todo muy atadito antes de convertirlo en legislación vigente, los populares le ganarán por la mano. Como esta tarde.

El Congreso de los Diputados apoyó hoy por unanimidad la propuesta del PP para aprobar una excepción a la subida del IVA prevista para julio (pasará del 16% al 18%) para los diferentes operarios que intervienen en las reformas y rehabilitaciones de viviendas (fontaneros, electricistas, albañiles, carpinteros…) apliquen a sus facturas un IVA del 8% en lugar del 18%. El objetivo es promover esas reformas y con ello recuperar empleo para el sector (construcción) más castigado por el paro.

La medida tiene la bendición de todas las fuerzas políticas e incluso el afán de todas ellas por apropiársela. Todos los portavoces se disputan la paternidad de la idea. Todos menos Uxue Barkos, de Nafarroa Bai, que desconfió de que vaya a aplicar un 8% quien está habituado a trabajar sin factura.

Ojalá que haya más soluciones de consenso para recuperar empleo. Pero no parece la mejor estrategia por parte de un Gobierno que trata de recuperar la iniciativa y presentar salidas para la crisis antes de volver a presentarse al examen de las urnas. Después de cada avance en las reuniones del Palacio de Zurbano, los de Rajoy correrán al Registro del Congreso a inscribir las soluciones pactadas transformadas en proposiciones de ley.

El Ejecutivo no debería perder de vista que es en el Congreso donde se aprueban las normas. La ciudadanía quiere un pacto contra la crisis, pero no necesita que se firme en otro marco incomparable diferente de las Cortes. Sobre todo cuando después habrá que llevarlo allí, debatirlo y aprobarlo para poder aplicarlo. El partido está 1-0. Gana el PP.