Los planes privados de los ministros

El ministro de Trabajo, responsable por ello de la Seguridad Social, cantó el martes las ventajas de suscribir un plan privado de pensiones. No hay nada de malo en tenerlo, ni siquiera en decirlo… siempre que uno no sea el ministro de las pensiones que está discutiendo cómo reformarlas para garantizar su viabilidad futura. Muchos compañeros suyos del PSOE y varios del Gobierno se han escandalizado por la cascada de reacciones que ha producido la intervención de Corbacho.

Algunos incluso han considerado intolerable que se les pregunte si ellos también complementan su futura jubilación con un plan privado. Seis miembros del Gabinete de Zapatero se han negado a responder a la pregunta que les formuló este diario, aduciendo que se trata de una cuestión privada.

Hace pocas semanas que los ciudadanos aplaudimos la declaración de bienes realizada por el Gobierno, que permitió conocer sus patrimonios y servirá en el futuro para comprobar que no se han enriquecido en el cargo. Esa declaración, sin embargo, no detalla si entre los bienes se incluye un plan de pensiones privado.

Con la negativa de esos seis ministros a revelar ese dato, hemos sabido también que la transparencia de la que hizo gala el Ejecutivo no es un valor que defienda unánimemente el Gabinete. No es la primera discrepancia entre los miembros del Gobierno que queda al descubierto.