Educación para la ciudadanía

“La gente, en general, es bastante gilipollas”. Como pongo las comillas, es una cita textual y la culpa es de otro. Y así funcionan los periódicos, amigos.

Con el comienzo de la nueva temporada, encendí mi televisor esta mañana dispuesto a que me sorprendieran y a informarme sobre el mundo y su devenir. Es que estoy resfriado y la couldina me coloca. Porque, más o menos, teníamos lo de siempre: Ana Rosa haciendo de Ana Rosa, Susanna Griso haciendo de Ana Rosa, pero menos, y Los desayunos de TVE. Es difícil confiar en un programa informativo que se titula así y no tiene ni un mal croissant encima de la mesa. ¿Así quieren construir una imagen de credibilidad?

El argumento común era la preocupación por la gripe A, que al parecer está en la calle. Como yo no salgo de casa, no sé, igual es verdad. Lo más que veo por la ventana es gente preocupada porque no se note que no recogen las caquitas del perrete o porque no hay san Pancracio que aparque en esta calle, pero será verdad.

Como puede ser que mi barrio sea raro y que nadie se preocupe de la gripe A porque no entienden el español y no saben lo que dicen en los telediarios, decidí enterarme. Cometí el error de empezar por La 1. Allí estaba Trinidad Jiménez explicando que está todo bajo control, que la nueva gripe tiene una tasa de mortalidad de un tercio con respecto a la clásica (ya no hacen gripes como las de antes…) y que vacunar a todo el mundo es una locura. Puaj. La ciencia y los datos sólo sirven para arruinarnos una buena pandemia.

Trinidad Jiménez

¡Pincharruedas!

Lo bueno es conectar en directo con la madre de una chica con complicaciones por un presunto mal diagnóstico. De ahí es de donde la población sacamos la información de la buena. Si no es por Ana Rosa, nos quedamos sin alarmismo social. ¿Y qué sería entonces de los medios de comunicación?

Siempre está la opción de consultar con otro señor normal, convertido en líder de opinión. Así el profesor Neira nos dará las claves de por qué el apocalipsis será culpa “del señorito de la Moncloa”. Resulta que los rojos se han gastado el dinero en tonterías como subsidios sociales y planes para reflotar la economía y ahora no hay para vacunarnos a todos.

Espejo Público gana la partida, porque mucho mejor que la señora de Ana Rosa es un señor que siempre tiene razón en todo porque una vez fue un héroe. La heroicidad da más puntos de inteligencia que el estar informado. ¡Y que alguien le de un ribera del Duero ya a este hombre, por Baco!

La Griso no se quedó ahí en su afán informativo. Porque mucho mejor que un héroe es ¡una embarazada! A ver quién le lleva la contraria si ella dice que hay que cerrar los coles por la gripe A. O que hay que vacunar a todo el mundo. ¡Es una madre! Si ella dice que hay que ponerse la chaquetina porque refresca, nos la ponemos. Y si hay que pincharnos todos una vacuna en contra de lo que dice la UE, también.

Susana, que sepas que aún con todo, te admiro mucho. Sobre todo desde el lunes pasado, cuando coincidimos en el cine viendo esa película. Te hizo ganar muchos enteros.

La gripe A pasó en el contenido matutino, como pasará en el mundo real: sin solución de continuidad. Nacho Abad, Albert Castrillón, Arangüena, Capitán… Apagué cuando apareció en Telecinco José Luis Moreno contándonos lo del robo en su casa. Prefiero la versión original de la historia, con Bruce Willis de prota.