Trabajar cansa

Gaza vuelve a la normalidad

                    

"El pueblo palestino está secuestrado por el terror de una organización criminal que lo ha sumido en la destrucción, miseria y muerte" -Manifiesto por Israel, Asociación de Solidaridad España-Israel-

                 

En pocos días Gaza volverá a la normalidad, y desaparecerá de las portadas informativas. Digo normalidad, pues para los habitantes de Gaza hace mucho tiempo que lo "normal" es la situación desesperada en que se encuentran hoy. Si cabe, tras los ataques israelíes será más normal todavía, pues todo lo que ya conocían se multiplicará: el encierro, el bloqueo, la pobreza, la enfermedad, las operaciones militares, la muerte.

Antes del ataque decíamos que los palestinos estaban en situación crítica, asfixiados por el bloqueo, hacinados en esa gran cárcel a cielo abierto, faltos de alimentos y medicinas, sin trabajo. Si aquellas condiciones eran críticas, ¿cómo calificamos las actuales, cuando a la miseria previa se suma la destrucción de infraestructuras básicas, la falta de hogar para miles de personas, la penuria sanitaria de los heridos?

Ni siquiera cuentan con el consuelo de quedarse solos con su destrucción y empezar de cero. No, porque el ejército israelí seguirá controlando la franja, los pasos fronterizos, las mercancías, y por supuesto actuando a su antojo. Nada sabemos, por ejemplo, de los cientos de jóvenes palestinos que han sido detenidos y sacados de Gaza, siguiendo una práctica habitual que ríete tú de Guantánamo.

En efecto, como decía el manifiesto leído el domingo en Madrid, el pueblo palestino es rehén del terror y vive sumido en la destrucción, miseria y muerte. Pero no precisamente por Hamás.