La banca española, otra vez campeona

“Nuestro banco podría soportar situaciones de estrés máximo, infinito, de infierno. En un escenario peor que el de Pesadilla en Elm Street seguiríamos vivos.” -Jaime Echegoyen, Consejero Delegado de Bankinter-

.

Tengan hoy preparado el cava en la nevera, que probablemente lo descorcharemos. No hace ni dos semanas que festejamos el triunfo de la selección en Sudáfrica, y ya tenemos una nueva ocasión de gritar “Yo soy español, español, español…” Y es que hoy se hacen públicos los resultados de las pruebas de estrés a los bancos europeos. Y por lo que se viene rumoreando, es posible que la banca española se proclame campeona.

En mi barrio hemos quedado los vecinos para verlo juntos en la sucursal del banco. En una mano llevaremos la pulsera energética rojigualda, y en la otra la cartilla o el contrato de la hipoteca, y saltaremos todos juntos cuando anuncien que somos los mejores. Otros han quedado para verlo en la pantalla gigante que el Ministerio de Economía instalará en su sede, pero luego nos juntaremos todos para bañarnos en la fuente.

Y es que, aunque la ministra Salgado ya ha anticipado que los bancos y cajas españoles aprobarán el examen, la emoción persiste hasta el último momento. Porque para estrés, el nuestro tras tantos días de espera. No bastaba con hacerlos públicos: tenían que hacernos esperar un par de semanas, alimentando así todo tipo de especulaciones sobre los resultados, y sospechas sobre el rigor con que se han hecho.

Así, hay envidiosos que dicen que el árbitro está comprado, y que los tests no son muy creíbles. Dicen por ejemplo que las cajas españolas han hecho trampa, al contabilizar como capital las ayudas del fondo de reestructuración, pues de otra forma no aprobarían. Pero a nosotros, como buenos forofos, nos da igual que metan el gol con la mano, lo importante es que podamos cantarlo.

Ya saben: ignoren a los aguafiestas y celebren que nuestra banca es la mejor, oe, oe, oe. Sólo me quedan algunas dudas: ¿pasearán los directivos en autobús descapotable por las calles? ¿Podemos llamar también a la banca española ‘La Roja’? Y sobre todo: ¿cobrarán primas por superar la prueba? Porque si un futbolista se lleva 600.000 euros, no quiero pensar lo que puede llevarse un consejero delegado por ser campeones de Europa.