Trabajar cansa

Cuidado con el candidato, que guiña

"Sus guiños a la izquierda y al 15-M buscan crear bloques antisistemas, para hacer ingobernable el futuro gobierno del PP." -Jaime Mayor Oreja, eurodiputado del PP-

.

Si hoy, durante su proclamación como candidato, ven que Rubalcaba parpadea demasiado y además con un solo ojo, no piensen que tiene un tic por los nervios del momento, ni que se le ha metido una pestaña o le deslumbran los focos: es que nos está guiñando. El ojo izquierdo, para ser más exactos. Disparando guiños como una metalleta, pues sabe que con un par de parpadeos no nos llega para nada después de todo lo que han hecho en esta legislatura.

Se ha visto mucha inquietud esta semana en los rivales políticos y mediáticos del candidato Rubalcaba, ante lo que consideran guiños a los ciudadanos, sobre todo a los simpatizantes del 15-M. Siguiendo la paranoia que la derecha sufre con Rubalcaba desde hace años, tras vincularlo con el 11-M, ETA y todo tipo de trapos sucios, también vieron su mano durante los primeros días de acampadas, y le reprocharon que no reprimiese las concentraciones de la jornada de reflexión, como ahora le ven cómplice de los comandos anti-desahucio por no disolverlos a porrazos.

Por eso ahora los primeros pasos del candidato, sus críticas a la banca, su aparente propósito de desmarcarse de la política de Zapatero, y el rumor de que hoy podría proponer medidas de reforma electoral en línea con lo reclamado en las asambleas ciudadanas, ha hecho que la derecha se esfuerce en alertarnos para que no seamos incautos: "¡no piquéis ese anzuelo, no os arrojéis a sus brazos, que es sólo un guiño interesado, que no es de los vuestros!"

Gracias por avisarnos. Si no nos dicen nada habríamos caído en las redes del seductor Rubalcaba, ¿verdad? Porque además la trampa es perfecta: un candidato tan fresco, recién llegado, tan ajeno al establishment, que apenas tiene pasado, que se ha opuesto una y otra vez a los recortes y reformas del Gobierno… Como para no sucumbir a sus guiños.

Aviados van, los unos si pretenden a estas alturas ganarnos a base de guiñar, los otros si nos creen tan facilones. Ni unos ni otros han pisado, no digo ya una asamblea del 15-M, sino ni siquiera un bar últimamente. Para guiños estamos a estas alturas.