Trabajar cansa

Hacia la paz trampa

 

El camino, lo sabemos, está alfombrado de cepos: después de los comunicados trampa llegó la tregua trampa, luego apareció el partido trampa, al que sucedió la coalición trampa, y ahora llega lo último de lo último en terrorismo: la conferencia trampa. Conferencia internacional trampa, para ser más exactos.

 

Se celebra hoy en San Sebastián, y aunque se llame Conferencia Internacional de Paz, y esté organizada por varios centros de resolución de conflictos de Reino Unido, Alemania y Noruega, y la respalden destacados pacifistas de todo el mundo -incluido un ex secretario general de la ONU y Nobel de la Paz-, los sagaces oteadores de trampas en el camino nos han advertido para que no acerquemos el pie al nuevo cepo: "la conferencia internacional organizada por ETA", desvelaba un periódico, maravillándonos por la capacidad organizativa de esa ETA que creíamos al borde de la consunción y que resulta que todavía tiene fuerzas para reservar hoteles y billetes de avión.

 

Aunque el encuentro dice que pretende elaborar un documento para el fin de la violencia, sus objetivos son otros: según el PP vasco, hacerle la campaña a Amaiur y subir el precio de la paz. Y a ello se prestan nuevos candidatos a ser incluidos en el entorno del entorno, aunque sea por incautos: además de organizaciones sociales y sindicatos, un ex secretario general de Interpol, un ex primer ministro irlandés, un jefe de gabinete de Tony Blair (cuyo padre fue asesinado por el IRA, para mayor síndrome de Estocolmo) o un ex presidente de la patronal vasca. Y el PSE, que con muchas reservas pero también estará hoy, porque sabe que el fin de ETA está próximo y no quiere quedarse fuera.

 

Pasito a pasito, la izquierda abertzale y la propia ETA están recorriendo el camino. Hay quien piensa que es un paso de Geisha, corto y lento, pero mejor eso que ir con prisa y acabar tropezando.

 

Los que no mueven una uña, pies clavados al suelo, son los rastreadores de cepos, que tras la conferencia seguirán avisándonos cuando lleguen la disolución trampa, el desarme trampa, la reconciliación trampa y la más tramposa de todas: la paz trampa.