Opinion · Un paso al frente

Pedro Sánchez ‘El Rojo’, otra posibilidad más del Régimen

No hay un Dios que lo controle todo, sino más bien una serie de oportunidades, ambiciones o circunstancias que son gestionadas a conveniencia del poder. Debido a ello, aunque inicialmente lo que se pretendía era eliminar a Pedro Sánchez para siempre, la gestión de las consecuencias del martirio público de Sánchez, ahora conocido como ‘El Rojo’ o ‘El Mártir’, podría ser una pieza de vital importancia en el futuro próximo.

El poder presionó durante el último año con todos sus ejércitos (Prisa, Atresmedia, Mediaset y otros grupos) para controlar el PSOE y, si era necesario, conseguir la destitución de Pedro Sánchez, pues la supervivencia de este se opuso en determinados momentos a que el PSOE siguiera siendo el partido amable del Régimen. Después de mucho esfuerzo, pues la campaña de acoso y derribo comenzó cuando terminaron las elecciones de diciembre de 2015, Pedro Sánchez cayó. Para ello fue necesario que todos los regimientos de información dependientes del poder económico alimentasen las ambiciones existentes (Susana Díaz), apoyasen a los denostados o traicionados por Pedro Sánchez y atacasen a este. Desde la irrupción de Podemos, el control del PSOE o su inestabilidad y caída en caso contrario, resultaba clave en la batalla del poder, pues se trataba y se trata del único partido que podría gobernar con (o junto a) Podemos.

Para culminar los planes solo era necesario encontrar a políticos ambiciosos y sin escrúpulos, lo que no resulta muy complejo. Solo hay que pensar, por ejemplo, en Antonio Hernando, que después de tan encarnizada guerra interna sigue siendo portavoz como si nada hubiera sucedido; o en Isabel Rodríguez, un día fiel a Eduardo Madina y al siguiente leal a Pedro Sánchez; o en Irene Lozano, que azotaba sin piedad al PPSOE hasta que se convirtió en una nómina más del PSOE; o en Zaida Cantera, que pasó de criticar al PSOE por ascender a su acosador sexual a militar con los socialistas y sentarse junto a la ministra, Carme Chacón, responsable de tan ignominioso ascenso (y quién sabe si será capaz de abstenerse para permitir un gobierno del Partido Popular de Pedro Morenés)…

Sin embargo, el Régimen no contaba con la conversión en mártir de Pedro Sánchez, aunque ello más que un contratiempo solo supone una posibilidad más. La vida es una contradicción en sí misma, por eso Pedro Sánchez fue un cadáver mientras vivió y un superviviente desde que falleció. Y por eso mismo, puede ser, inclusive, que perdiendo haya vencido.

Recuperar la imagen del PSOE para restablecer el juego

Una vez se logre conservar el gobierno, bien en esta legislatura o en unas nuevas elecciones (si se entiende que ello resulta más beneficioso), el primer objetivo del Régimen será restaurar el juego de rojos y azules. Para ello, se contaba inicialmente con dos opciones. La primera sería utilizar todos los regimientos al servicio del Régimen (Prisa, Atresmedia, Mediaset, Godó, etc.) para restituir al PSOE en su posición de rojo, imprescindible para la estabilidad del bipartidismo. Bombardeos de titulares, noticias, entrevistas, tertulias, artículos de opinión y otros conseguirán restablecer la imagen del PSOE y hacer olvidar a los ciudadanos que los socialistas dieron el poder al PP.

Ciudadanos, otra opción

Si ello fracasa o las perspectivas no son buenas y el PSOE se derrumba, la otra posibilidad pasaría por convertir a Ciudadanos en el nuevo rojo del juego. En esta posibilidad sería necesario que Ciudadanos pasase a ocupar el centro izquierda del tablero y los medios comenzasen a destacar su parte más social. También comenzarían a presionarles para que virasen hacia la izquierda e incrementasen sus políticas sociales, lo que Ciudadanos no tendría problemas en hacer, ya fuera por ambición o por la supervivencia que hoy no tiene ni mucho menos asegurada.

Pedro ‘El Rojo’, una opción inesperada

La última posibilidad, surgida de forma inesperada, sería que Pedro ‘El Rojo’ recuperase el poder del PSOE. Esta posibilidad es muy positiva puesto que Pedro Sánchez no será quien facilite el poder al PP, sino el que murió por evitarlo, lo que le revestiría de una legitimidad que ninguno de los golpistas del PSOE tendrá jamás. Con ‘El Rojo’ en el poder no haría falta una campaña de blanqueamiento de imagen, pues el martirio vivido y la muerte televisada en directo han cumplido ese papel. En segundo lugar, la reconquista de Pedro ‘El Rojo’ le permitiría ocupar un espectro mucho más amplio que el resto de opciones, dado que no solo podría optar al centro izquierda sino a gran parte de la izquierda.

Sin embargo, lo increíble de esta opción es que Pedro Sánchez no es rojo y jamás ha querido serlo. Nunca tuvo una verdadera voluntad de conseguir un gobierno de izquierdas (ahí está el pacto con Ciudadanos o la promesa de abstención al PP hecha a Felipe González), sino que su único interés fue sobrevivir. Si la abstención hubiera permitido su continuidad en el partido (como lo permitió su pacto con Ciudadanos hace meses), este no lo habría dudado. Por otra parte, fueron las ambiciones de Susana Díaz, alimentadas convenientemente por el Régimen, las que siempre amenazaron a Pedro Sánchez y fueron esas amenazas y la necesidad de supervivencia lo que le hizo disfrazarse de rojo. A estas alturas, es innegable que Pedro Sánchez, con tal de ser presidente, se habría disfrazado de koala si fuera necesario.

Así pues, a lo mejor, dentro de unos meses Pedro ‘El Rojo’ termina liderando al PSOE y presentándose como abanderado de la izquierda y el progreso, aunque fuese él quien pactó con Ciudadanos y prometió su abstención a Felipe González para que el Partido Popular formara gobierno. Lo haría, además, sin responsabilidad alguna en la prostitución socialista, ya que Pedro, evidentemente, siempre fue rojo de corazón, siempre fue Pedro ‘El Rojo’.

 

Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra.

En la actualidad, mi principal fuente de ingresos son las ventas de Código rojo¡CONSÍGUELA AQUÍ FIRMADA Y DEDICADA!. «Código rojo le echa huevos al asunto y no deja títere con cabeza. Se arriesga, proclamando la verdad a los cuatro vientos, haciendo que prevalezca, por una vez, algo tan denostado hoy en día como la libertad de expresión» («A golpe de letra» por Sergio Sancor).

Tal vez te puedan interesar las novelas «Código rojo» (2015) y «Un paso al frente» (2014).

Puedes seguirme en Facebook móvil, Facebook internet, luisgonzalosegura.com y Twitter (@luisgonzaloseg).

captura10