El calvario judicial de Díaz Ferrán