Propuestas de seguridad y defensa de los partidos políticos catalanes

07 mar 2013
Compartir: facebook twitter meneame

Durante las últimas elecciones catalanas las propuestas soberanistas han tenido un protagonismo especial. En este marco nos hemos preguntado qué planteamientos sobre seguridad y defensa aparecían en los programas electorales de los principales partidos políticos catalanes.

Con el objetivo de averiguar qué planteamiento tiene cada partido de la cuestión militar, prestando especial atención a su posicionamiento sobre la necesidad de un ejército en un hipotético estado catalán independiente. Nos hemos encontrado que en líneas generales los partidos catalanes no han hecho una reflexión profunda sobre este aspecto y no tienen propuestas claras salvo excepciones puntuales. Sin embargo, presentan visiones no siempre coincidentes sobre la gestión de la seguridad interna y, en concreto, sobre la estructura de los cuerpos policiales y si ésta ha de caminar hacia la privatización o debe ser eminentemente pública. Finalmente hemos observado una división entre los que apuestan por una gestión de la seguridad más próxima al enfoque de seguridad humana, no tan centrada en respuestas sobre las consecuencias sino sobre las causas.

En conclusión podemos decir que los partidos más lejanos al soberanismo prestan menos atención a las cuestiones de defensa y seguridad específicas de Cataluña, mostrando así su consideración de que son competencias que deben continuar en manos del Estado español. Por el contrario, quien muestra más simpatía por un Estado independiente ya incorpora en su ideario un dibujo de cómo debería ser la gestión de la defensa y seguridad de Cataluña fuera de España. En todo caso, vemos que los planteamientos de unos y otros no son demasiado diferentes, por lo menos el debate seguridad pública o privada divide los partidos en dos bandos claramente diferenciados. Cabe mencionar que la CUP es el único partido que se posiciona decididamente por la desmilitarización de la sociedad.

Artículo completo aquí

Extracto del artículo de Jordi Calvo y Roger Bruguera en www.centredelas.org