Muertes en Egipto continental

Esta semana ha tenido lugar un terrible ataque contra una unidad de la policía egipcia que se ha cobrado la vida de más de medio centenar de agentes.

Aunque en un principio se habló de “solamente” 16 muertos, informaciones ulteriores señalan que por lo menos ha habido 52 víctimas fatales.

El incidente esta vez no ha ocurrido en la península del Sinaí, donde suelen ser habituales este tipo de ataques, sino cerca del oasis de Bahariya, situado a unos 200 kilómetros al sur de El Cairo, en el llamado Desierto Occidental.

Los atacantes tendieron una emboscada a la fuerza de la policía y se dice, aunque no hay confirmación oficial todavía, que entre las víctimas se cuentan varios jefes de alto rango de la policía.

También se señala, y todavía no está confirmado, que los atacantes han tomado rehenes y han logrado una gran cantidad de armas.

El ataque todavía no ha sido reivindicado por ninguna organización, pero informaciones publicadas en la prensa egipcia se refieren a Hasm, una pequeña organización yihadista que en los últimos años se ha atribuido varios ataques en El Cairo contra policías y jueces principalmente.

El hecho de que un ataque de tal magnitud haya tenido lugar fuera de la península del Sinaí sin duda habla por sí solo de la naturaleza de la situación a la que se enfrenta el presidente Abdel Fatah al Sisi.

Con este tipo de ataques Sisi se verá obligado a reforzar la represión en todo el país y si esto continúa por el mismo camino es muy probable que la misma posición de Sisi esté en peligro.

Difícilmente Sisi va a poder aguantar en el territorio continental una situación similar a la del Sinaí, y ese parece ser el punto al que se dirige este gran país que se mueve en un terreno muy peligroso para todo el mundo árabe.