El beso entre Bardem y Brolin

03 Mar 2011
Compartir: facebook twitter meneame
Etiquetas: , , , ,
Comentarios


Solo los que estuvieron entre el público de la última ceremonia de los Oscar vieron el beso que se dieron en los labios los dos actores, vestidos como muñequitos de una tarta de boda gay. Al resto, a quienes estábamos viéndolo por televisión, solo nos mostraron a Penélope Cruz sonriente en su butaca. Suerte que algunos fotógrafos dieron cuenta y lo pudimos ver días después.

¿Censura homófoba? La cadena ABC lo niega y se limita a asegurar que el ósculo no estaba en el guión. ¿Y?

Un lector de Público -gracias, José Manuel– nos enviaba ayer un corre-e-o sobre el asunto, y en él incluía un enlace a la web afterelton, que también se hizo eco de su queja. Además de un par de párrafos que me gustaría reproducir aquí y con los que estoy totalmente de acuerdo:

“Ese baile y beso hecho por dos actores heterosexuales pero evidentemente ‘gay-friendly’ hubiera significado bastante para los homosexuales de todo el mundo que hayan visto la gala. Y ellos lo hicieron seguramente con ese propósito.
Los besos en la boca “escandalosos” entre chicas que puso de moda Madonna hace unos años, y que hasta Sandra Bullock le dio uno a Meryl Streep el año pasado) se han visto por todos lados. Pero no olvidemos que es una imagen parte de una fantasía muy común entre los hombres heterosexuales. ¿Y de este no va hablar nadie? ¿Y de su censura tampoco? No me parece justo.”

A mí tampoco. Sobre todo porque la ridícula justificación de la ABC no se sostiene por ningún sitio; Brolin y Bardem se vistieron especialmente para la ocasión con sendos esmoquines blancos para aparecer como dos novios, como una pareja de contrayentes de un matrimonio entre dos hombres, y el beso tenía todo el sentido reivindicativo del mundo, más aún si tenemos en cuenta la que hay liada en California -y otras partes de EEUU- a costa del rechazo hacia el matrimonio gay y la condición de gay militante del director de la gala de los Oscar. Por supuesto que estaba en el guión. Si no, no habrían sido tan rápidos al mover la cámara hacia Pe.

La evidente censura del beso entre Bardem y Brolin es mucho más que un acto de homofobia; es un acto de censura política y de recorte de la libertad de expresión, porque era un beso militante, político, que reinvindicaba derechos civiles. Que quede muy claro de una vez.