Opinion · El mapa del mundo

Quizás es necesario un embargo contra Israel

Binyamin Netanyahu insistió el miércoles en que los soldados israelíes que abordaron la flotilla de apoyo a Gaza se defendieron contra “extremistas violentos que apoyan el terrorismo”. ¿Si esta gente es tan peligrosa –en un primer momento las autoridades hebreas llegaron a sugerir que se trataba de miembros de Al Qaeda– por qué les deportan ahora sin juicio? Asimismo, el primer ministro dijo que la flotilla pretendía abrir un corredor para hacer llegar armas a Hamás, aunque las imágenes del ejército israelí muestran solo cuchillos, tirachinas y palos. Eso da la falsa idea de que el bloqueo tiene como único fin evitar el rearme de los islamistas.

Israel se resiste a admitir que el embargo que castiga a 1,5 millones de palestinos no funciona. Se lo acaba de recordar la jefa de la diplomacia europea Catherine Ashton, que ha denunciado que el bloqueo es “inaceptable y contraproducente”. Lamentablemente, estas palabras han sido lo más fuerte que ha pronunciado la UE, en línea con prácticamente todos los gobiernos occidentales. Es evidente que el Gobierno israelí es totalmente inmune a las palabras de condena.

El acto de piratería que ha afectado a ciudadanos comunitarios requiere una respuesta más contundente por parte de Europa. Se podría, por ejemplo, suspender el Acuerdo de Asociación de la UE con Israel o el régimen de liberalización agraria que entró en vigor este año, mientras no se levante el embargo contra Gaza. Por supuesto que esta sanción afectaría a muchos israelíes decentes que no tienen nada que ver con la política errónea de su Gobierno. Pero quizás es la única forma de hacer entender lo absurdo, ineficaz e injusto del bloqueo.

Thilo Schäfer