Opinion · Sombreros de colores

Buen Gobierno para la sanidad madrileña: Ojalá

Un grupo de profesionales sanitarios de prstigio trabajaron hace meses para plantear una alternativa sanitaria para Madrid. Nos parece interesante retormarla en estos momentos de desconcierto y de #mareablanca en la sanidad  de Madrid, estas propuestas para ver si dan luz en este proceso al que le falta sin duda participación, consenso, diálogo, …. Provienen del Libro Blanco de la Sanidad de Madrid, qa cargo de José Manuel Freire, José R. Repullo, Luis Ángel Oteo y Manuel Oñorbe.

¿Qué decía la porpuesta alternativa?

  1. Una sanidad de/para/con los ciudadanos y pacientes, que deben ser considerados como sus dueños, destinatarios y jueces
  2. Consejos de Administración-Gobierno en todas las organizaciones de la sanidad: Para posibilitar la autonomía de gestión, garantizar la transparencia, la rendición de cuentas, ampliar la participación democrática, y así contribuir a la eficiencia, eficacia y calidad, en los servicios, se implantarán estructuras colegiadas de gobierno (Consejos de Administración-Gobierno) a todos los niveles del sistema sanitario; estos órganos serán la máxima autoridad de sus centros o instituciones y ante ellos responderán los gestores ejecutivos.
  3. Profesionalización de la gestión y de los cargos de responsabilidad: Para hacer más eficaz, profesional y estable la función directiva, el nombramiento de todos los cargos ejecutivos, de alta dirección, de responsabilidad clínica o gestora, será realizado por procedimientos reglados de selección en los que exista concurrencia pública e intervención de los órganos colegiados de gobierno y de asesoramiento profesional correspondientes.
  4. Autonomía y capacidad gestora para que el Servicio de Salud de Madrid y sus organizaciones puedan responder a su misión: El esquema actual organizativo y de gobierno del conjunto de la sanidad pública de Madrid será objeto de una profunda revisión, para retomar la planificación sanitaria, organizar Áreas de Salud, y dotar al Servicio Madrileño de Salud – SERMAS- de toda la capacidad y autonomía que sea precisa para prestar con la mayor calidad y eficiencia sus servicios, así como para desarrollar experiencias piloto que permitan ensayar y evaluar reformas, dar autoridad a los centros para incentivar y premiar la excelencia profesional y la dedicación extraordinaria, así como corregir los incumplimientos.
  5. Transparencia democrática y rigor técnico en las decisiones: Para una toma de decisiones más transparente e informada, reforzar la democracia, la participación (social, cívica, política y de expertos), y mejorar la calidad de las leyes y decisiones de política pública, todas las decisiones de importancia deberán contar con libros blancos e informes públicos en los que se analicen los problemas, alternativas y políticas que se proponen, de forma que la lógica de éstas pueda ser conocida, y recibir críticas y aportaciones de todos los ámbitos de la sociedad.
  6. Información pública para la rendición de cuentas y la participación: Para favorecer la transparencia, la rendición de cuentas y la participación social, política y cívica, toda la información generada por la actividad pública que no desvele datos personales será “por defecto” de dominio público, asumiendo la carga de la prueba el órgano que limite su acceso público.
  7. Ética y ejemplaridad a todos los niveles: Códigos de Conducta y “Buenas Prácticas” donde no llega la norma Para potenciar la transparencia, rendición de cuentas, la ética y ejemplaridad en el desempeño de las funciones dentro de la sanidad, se fomentará la existencia de reglas y códigos de conducta específicos para todos los miembros de los órganos colegiados de gobierno y gestores ejecutivos del sistema sanitario, y para los profesionales y profesiones sanitarias con responsabilidades especiales en el sistema.
  8. Participación y asesoramiento profesional a todos los niveles; fomento del compromiso de médicos y enfermeras con el sistema sanitario público: La sanidad es un servicio prestado por profesionales y la participación e implicación de éstos es esencial para su buen funcionamiento, por lo que, se potenciarán o se crearán estructuras efectivas de participación de los médicos, enfermeras y otros profesionales en la elaboración de políticas sanitarias y toma de decisiones, y se buscará activamente con todas las profesiones la revitalización de las organizaciones colegiales sanitarias respondiendo a las necesidades y retos de la medicina del siglo XXI.
  9. Coordinación servicios sociales-sanidad para atender bien a los que más lo necesitan 
: La sanidad está muy relacionada con la atención a la dependencia, a los enfermos crónicos, y la atención social a los pacientes con enfermedades mentales, ancianos, y otros dependientes: el Buen Gobierno de la sanidad exige un esfuerzo paralelo en los servicios sociales, por lo que existirán mecanismos eficaces de coordinación entre sanidad y servicios sociales, a todos los niveles de responsabilidad.
  10. La salud pública objetivo y prioridad de la acción del gobierno y de todas sus políticas públicas: La salud es la razón de ser del sistema sanitario, pero depende críticamente de todas las políticas públicas, por ello se fortalecerá y revitalizará la Salud Pública de Madrid en todas sus dimensiones y estructuras, llevando sus acciones más allá del sector sanitario, haciendo de la prevención, la protección y promoción de la salud parte importante de la política pública y de las prioridades del Gobierno de la Comunidad, buscando para ello el compromiso de ayuntamientos y de todas las organizaciones sociales.

También el documento sobre la reforma sanitaria por parte de la profesión médica han planteado cuestiones sobre este aspecto: Avanzar en la creación de órganos colegiados de gobierno y en la profesionalización de la gestión y promover un rediseño de los servicios públicos de salud:

  • que facilite la acción integrada entre niveles asistenciales
  • que permita reconducir la  excesiva fragmentación asistencial
  • que restaure el enfoque integral y longitudinal a la persona enferma
  • que potencie decididamente a la atención primaria y su papel de gestor clínico de red; que ordene el territorio para racionalizar tanto los servicios de proximidad como los de alta especialización
  • que ponga en marcha estrategias para pacientes crónicos, pluripatológicos y terminales;  y
  • que vaya aportando instrumentos de gestión a los centros y servicios, para que puedan promoverse modelos efectivos de gestión clínica.

Ojalá