Fuego amigo

Blog de Manolo Saco

Muertos de una compañía de bajo coste

19 Sep 2007
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

En los medios de comunicación alejados del amarillismo existe un código ético no escrito para el tratamiento de determinadas noticias, con el fin de impedir que se haga un daño gratuito e innecesario a determinados colectivos. Así, en las crónicas de sucesos se intenta evitar (no siempre se consigue) dar la nacionalidad del delincuente, o su raza, para no favorecer la malsana tendencia a las generalizaciones por parte de los lectores.
Noticias como “una banda de rumanos especializada en asaltos a domicilios”, como alguna vez he leído, es todo un manjar con el que alimentar la xenofobia de la extrema derecha y extender entre los ciudadanos el miedo al extranjero, al diferente por el color de su piel, su religión o su lengua.
A veces el mensaje no es tan burdo. El otro día, la televisión, el medio más poderoso para fijar pasivamente en las conciencias los estereotipos, se refería al accidente de aviación en Tailandia, en el que habían muerto 88 personas, como “el accidente mortal de una compañía de bajo coste”. Parecía financiada la información por Iberia o British Airways o Lufthansa, como dando a entender que los aviones de las compañías de bajo coste no llevan suficiente gasolina para todo el vuelo o suelen aterrizar con las ruedas pinchadas, y que nos está bien por rácanos, por querer comprar duros a cuatro pesetas (¡qué antiguo queda esto con el euro, por cierto!).
Era lo que me faltaba, a mí, que cuando viajo en avión me quedo siempre sin mear porque, en el lavabo, esos cambios de sonido tan extraños me parecen siempre que estamos apunto de tomar tierra… a puñados. Deberían tener un poco más de cuidado con los hipocondríacos como yo.
Además de injusta, esa manera de dar la noticia es discriminatoria con respecto a otros sectores económicos. Por ejemplo, todos los días muere gente en la carretera, y todos sabemos que cuanto mejor es el coche más posibilidades hay de salir vivos de un accidente, gracias a sus elementos de seguridad pasiva. ¿A alguien se le ha ocurrido dar la noticia de que la mayoría de los muertos en accidente de tráfico iban en “un automóvil de bajo coste”?
————————————————————————————–
Meditación para hoy: Los ediles de ANV en el Ayuntamiento de Pamplona trasladaron a los pasillos del Ayuntamiento la celebración de una rueda de prensa, al no haber conseguido retirar de la sala donde estaba prevista su comparecencia las banderas oficiales de España y de la Unión Europea. (Esperad, no riáis, que aún no terminó el chiste). Todo este revuelo vino a cuento porque el otro día habían tapado con una cortina las banderas que presiden la Sala de Prensa, entre las que se encuentran las de las naciones enemigas, en guerra con Euskadi, como ya sabéis, desde tiempo inmemorial. Así que la alcaldesa decidió atornillarlas al suelo para que los de ANV no pudieran moverlas de sitio. ¿Solución?: rueda de prensa en los pasillos.
Son estos casos los que me eximen de explicar a mis amigos por qué no soy nacionalista.


comments powered by Disqus