“Que las noticias de ‘Público’ condicionen la agenda política es una buena señal”

· Ana Pardo de Vera

Hola Ana soy Álvaro Huertas, te escribo desde Cártama (MÁLAGA) y voy a hacerte dos preguntas.
1-¿Para cuándo la versión radiofónica de Público.es y La Tuerka al nivel nacional por la FM?
2-¿Cuándo habrá nuevas ediciones autonómicas de Público.es en Andalucía y Extremadura? Un saludo y Muchas Gracias.

Gracias, Álvaro, por tus preguntas. Nos encantaría tener un proyecto radiofónico de marca Público que incluyese –como la web- las tertulias y reportajes de La Tuerka, pero de momento, no trabajamos en él. No descartamos, sin embargo, planteárnoslo y definir el proyecto en un futuro a medio plazo. Nuestra prioridad ahora es consolidar lo hecho estos años, desde que Público se convirtió en un diario digital puro, y reforzarlo con los cambios que estamos abordando desde septiembre y que afectan a la forma y el contenido de la web, éste en torno a las banderas que puedes consultar en este blog.
Las ediciones autonómicas sí están entre nuestros proyectos, aunque iremos poco a poco. De momento, estamos consolidando la web Públic con información de Catalunya y en catalán y, poco a poco, iremos dando forma a otras, entre ellas, la andaluza, gallega o vasca.
_____________________________________________

Hola:
Una pregunta, tomando en cuenta que no se difunden los suicidios por el efecto contagio, ¿no está provocando la prensa precisamente eso en el caso de la violencia de género? Es una pregunta, no una crítica hacia ustedes, que son mi medio de información confiable.
Yaiza

Hola, Yaiza. Gracias por tu confianza. No tenemos constancia de que haya una norma (escrita o no) para no escribir sobre los suicidios por su “efecto contagio”, pese a que es verdad que algunos profesionales han alertado siempre a la prensa sobre esta posibilidad o incluso, de la contraria: hablar de los suicidios con rigor ayuda a evitarlos. Es muy raro, en todo caso, que un suicidio sea noticia, incluso cuando se trata de una persona conocida y cuya muerte es noticia; en este caso, el suicido –si lo hubiera y estuviese confirmado- forma parte del cuerpo de la noticia, no constituye la noticia en sí misma.
En cuanto a la violencia machista, la información de todos los casos forma parte de la denuncia de los mismos y de la espiral de machismo generalizada en que vivimos y que encuentra en estos crímenes su máxima expresión. Es un compromiso de Público informar rigurosamente de todos los casos conocidos, incluso, cuando no hayan sido confirmados oficialmente pero tengan todos los indicios de su parte para ser considerados asesinatos o violencia machista. No nos consta, por otro lado, alerta alguna de profesionales sobre el efecto contagio del que tú hablas.
_________________________________

Es lamentable que un medio que dirige una periodista gallega utilice una y otra vez topónimos que NO EXISTEN. ‘LA CORUÑA’ NO EXISTE, ES ‘A CORUÑA’
Y una y otra vez siguen ustedes incumpliendo…
Xosé Miguel López Pérez
Hola, Xosé Miguel. Gracias por su comentario. Sólo decirte que tienes toda la razón y que aquellas noticias donde A Coruña aparece como La Coruña son un error, efectivamente, que trataremos de evitar poniendo tu airado mail como recordatorio para todos/as. Te invito a enviarnos otro mail, más crítico todavía, si vuelves a encontrar un fallo de este tipo. Muchas gracias.
__________________________________________________

Estimada Ana:
Me dirijo a usted para preguntarle si ha sido despedido el exteniente Segura, ya que me gustaban bastante sus artículos.
Sin más y agradeciéndole su tiempo y la rápida contestación, se despide una gran lectora suya y seguidora en La Sexta Noche hasta su despedida por la humillación del señor Inda.

Conchi Terrón

Querida Conchi, muchas gracias por escribirme, por leernos y por su apoyo. Respecto al teniente Segura, sí sigue colaborando con nosotros y es un gran activo de Público. Su última columna salió el 11 de marzo titulada ‘Carlos Herrera, el Ejército y los gilipollas’. Un abrazo.

__________________________________________________

Leí en su día el texto titulado “Las diez banderas de Público” y he seguido leyendo las sugerencias por parte de la gente de añadir o enfatizar más banderas. No quepo en mí de desesperación.

Quisiera que un periódico creíble, algo que necesito para estar informado y cumplir con mi función de ciudadano, no se viese como portador de bandera alguna. De ninguna. Un periódico que no sea órgano político (que no sea un ‘Mundo Obrero’, un ‘Arriba’, un ‘El Socialista’), y que no se marque a sí mismo como función primera la de influir (un ‘La Razón’, un ‘El País’ o aquel que se decía “Periódico de la gente influyente”).

Un periódico que, lejos de portar banderas, se limite a informar, de los hechos, y de todas las opiniones al respecto. Un periódico que, si surge una discusión en torno a cualquier cuestión, no deje sin publicar nada que pueda ser relevante sólo por evitar que pueda “influir” en una dirección distinta de la marcada por la “bandera”.

Sólo quería manifestar esta desesperación, porque hasta ahora Público era de los periódicos que más confianza me merecían.

Gracias por la atención. Un saludo,

Martín Remón

Hola, Martín, gracias por tu comentario. Las banderas de Público, que no son otras que sus señas de identidad, no suponen que este diario se convierta en un “órgano político”, al revés, pues te recuerdo que una de ellas recoge que Público es “un medio que considera la política como un instrumento clave y útil para cambiar dichas realidades y que, precisamente por eso, es especialmente vigilante con políticos, partidos e instituciones, así como con el destino que se da al dinero público. En este ámbito, las prioridades de la vigilancia de Público son: educación, sanidad, monarquía, partidos clásicos, nuevos partidos, actividad parlamentaria, poder judicial, movimientos sociales y jerarquías eclesiásticas”.
Público tiene dos objetivos: informar y denunciar. Que sus noticias ‘influyan’ -como dices temer- en la agenda de los políticos o de los poderes económicos es una buena señal, ya que precisamente en las banderas que dicen preocuparte están las prioridades que tratamos en nuestras informaciones y/o denuncias y que afectan a la gente directamente. Y queremos que los políticos se ocupen de la gente, ¿verdad?
Vivimos en una sociedad y en un momento donde las toneladas de información que nos llegan cada minuto nos obligan a ser muy escrupulosos con las prioridades y la utilidad de las noticias que publicamos. Las banderas no son otra cosa que la médula espinal del cuerpo que supone este complejo proyecto periodístico al que damos forma cada segundo. Nada más y, sobre todo, nada menos.

__________________________________________________

He oído a Monedero desde Berlín y he entendido que la cuadriga mira ahora hacia Europa, pero sigue mirando a “Moscú”. Me parecía que esto no es correcto y por eso escribo. Y él lo sabe…. ¿Por qué miente?
Lado “europeo”

Lado del “Este”

Miguel Vivanco
Hola, Miguel, le hemos preguntado a Juan Carlos Monedero sobre lo que nos envías y él mismo ha pedido responderte. Aquí te dejo su respuesta. Muchas gracias.
“Estimado Miguel:

Como bien sabes, la Puerta de Brandenburgo ha sido durante su historia un símbolo controvertido, usado por el imperialismo alemán, los nazis, Napoleón o los partidarios de algún tipo de revancha. La Cuadriga que corona la Puerta ha protagonizado buena parte de las discusiones, añadiéndole o quitándole la Cruz de Hierro (muy identificada con el militarismo alemán) o debatiendo hacia dónde debiera mirar. Con motivo de la última restauración de la Cuadriga, coincidente con la reunificación alemana, se debatió otra vez hacia dónde debieran mirar los caballos (te dejo aquí una nota del que fuera Presidente del Parlamento Europeo recordándolo: www.gobernas.com/documentos/discurso_ebaron.pdf). Los soviéticos señalaban que mirar hacia Moscú era un gesto de hostilidad, los franceses decían que apuntar a París volvía a dar miedo. En el videoblog quería apuntar estas discusiones con una idea nada metafórica: la amenaza alemana apunta a los países del sur, mire a donde miren los caballos (que, efectivamente, miran ahora a Moscú). Como verás, era una manera de recordar que en el siglo XXI, ni los golpes de estado se dan ya con bombas y aviones ni se conquistan los países con ejércitos. Berlín gobierna Europa a golpe de sector financiero. Y los caballos señalan en verdad al Sur de Europa como tierra conquistable.
Saludos”