Loterías estalinistas y vengancita de Cebrián

larazon-200Ya ni la lotería es inocente, y Francisco Marhuenda, comisario honorífico, of course, es el primero que se ha dado cuenta. Elemental, mi querido Villarejo. Este 23 de diciembre, La Razón glosaba con estupefaciente capacidad analítica la acción de la Diosa Fortuna en Pinos Puente, Granada, donde repartió 32 millones a militantes y simpatizantes del Partido Comunista. El periódico de Planeta dedica a este hecho una delicada pieza en su seccción Punto de mira bajo el título inequívoco Por fin la izquierda reparte dinero. “Los benefactores de la hoz y el martillo rompieron una tradición de siglos en la que sus correligionarios se dedicaron a sembrar miseria. De aquí a convertirse en capitalistas, hay un trecho corto”, medita el autor del texto. Esto de mandar sesudos politólogos a analizar un sorteo de lotería es innovación que acabará estudiándose en las facultades de Ciencias de la Información. Ya digo. Solo se le podía ocurrir a Marhuenda.

elpais-200Pero donde las dan las toman, y Juan Luis Cebrián, desde donde no pinta nada, o sea El País, se dedicaba ese mismo día a abrir la caja de Pandora prometida contra el Grupo Planeta. Como el desafecto lector sabrá, tras sus entrevistas con Jordi Évole en La Sexta y Carlos Alsina en Onda Cero, el boss de Prisa prometió venganza. A quién se le ocurre preguntarle si había cobrado 13 millones en un solo ejercicio mientras su periódico se desplomaba: “No me acuerdo”, respondió poco ufano el presidente del holding mediático. Así que este día 23, en su sección de Economía, titulaba: El auditor acusa a Planeta de maquillar sus pérdidas.

De todos es sabido que la venganza es un plato que se sirve frío, pero no tanto. Esta información es un refrito o repetición que solo viene a rescatar una noticia difundida por los medios hace ya más de un año. Pobre Cebrián, si solo tiene esto para avergonzar a los planeteros e impertinentes Évole y Alsina.

El País del lunes ya nos advertía, sin querer, de la escasa musculatura que le va quedando al diario como conmovedor de conciencias. Su titular principal de aquel día nos informaba de que Ciudadanos y Podemos luchan por no caer en la irrelevancia. Es curioso tal análisis, pues está basado en una encuesta de Demoscopia (o sea, propia) que augura que Podemos (22,9%) superaría holgadamente al PSOE (17,9) si las elecciones se celebraran hoy. Si los de Pablo Iglesias se sumergen en la irrelevancia, ¿a qué profundidad abisal navegan los galeotes de la gestora socialista?

La única explicación que se me ocurre a esta forma de entender los demoscópicos datos es que ya ni El País cree en sus propias encuestas. No es de extrañar, tras los generalizados fiascos de los últimos –y no tan últimos– tiempos, en los que los encuestadores no acertaron ni una. Las empresas demoscópicas, junto a las grandes auditoras (a KPMG, hemos sabido hace poco, los Pujol les colaron unos cuantos millones en blanqueos) y las grandes calificadoras (Standard&Poor´s creyó hasta la quiebra en la solvencia de Lehman Brothers), son los augures de los nuevos tiempos económicos y políticos. Poco importa que estos augures yerren tanto como los antiguos. Vivimos tiempos de hechiceros.

El caso es que a uno le parece que El País se siente en la obligación de blindar la imagen de su criatura, ese bicéfalo con cara de Mariano Rajoy y Antonio Hernando. Tras gestar la gran coalición, Cebrián mima a su vástago. Hoy mismo, por ejemplo, en un editorial en el que sugiere que Carles Puigdemont se cagó en la conferencia soberanista ante Ada Colau, justifica que nuestro presidente haya plegado velas ante el catalanismo rampante otorgándole el 28% del Fondo de Liquidez Autonómica: “Es un acierto que el Estado separe el reto político y la batalla jurídica con el Govern de la necesaria financiación de los servicios públicos en Cataluña”. Nunca sabremos qué hubiera dicho El País si ese 28% lo hubiera asignado Pedro Sánchez.

abc-200Para tratar el tema catalán, Bieito Rubido no quiso templar tanta gaita en ABC, y le sirvió a Salvador Sostres un plato de carne cruda antes de ponerlo a escribir la columna Últimas noticias del folklore de los de la CUP. Sostres siempre se supera a sí mismo, y como prueba dejo una frase antológica de este impagable texto: “Aunque [los de la CUP] nos matarían si pudieran, se encuentran diversos peldaños por debajo en la escala evolutiva como para poder”.

Tampoco La Razón quiso quedarse corta con los estelados del noreste. Y su columnista Sabino Mendoza fue capaz de competir con Sostres en finezza, señalando que la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, “da la sensación de pedir a gritos un enamorado”.

elmundo-200Esta oda al feminismo se produce en el mismo momento en el que la podemita andaluza Teresa Rodríguez acusa al empresario Manuel Muñoz Medina de agresión sexual. Un hecho que, por cierto, ABC evita en sus portadas y relega a la página 27 quizá justificando al “avergonzado y arrepentido” empresario: “Yo no puedo tomar alcohol y me tomé 17 copas de más”. Huelgan comentarios, y menos en navidad.