El absurdigay

28 Nov 2011
Compartir: facebook twitter meneame
Etiquetas: , , ,
Comentarios

Si los resultados electorales en Chueca son indicativo de algo, los gays han votado mayoritariamente al PP y han dado la espalda, sin miramientos, al partido que les convirtió en prioridad, el PSOE. Por no hablar del partido que más promovió esas iniciativas en colaboración con nosotros, IU. Para los gays parece que el partido no es lo suficientemente “cool”.

Resultados electorales de Chueca contando datos de las calles:

PP: 48%,

PSOE: 22%

UPyD: 18%

IU: 12 %.

A la luz de los resultados, cabe destacar que, no bastando con la incomprensible marea maripepera, Chueca fue el barrio donde UpyD consiguió más votos. Y eso después de escuchar a Álvaro Pombo bromear con el Matrimonio Homosexual y el Orgullo Gay como logros hasta negativos. ¿Pero qué está pasando?, que diría Sara. ¿Quién vota a la derecha?, me preguntaba yo. Hasta que descubrí, en un reportaje de la periodista Cristina Pedroche para el programa de Antena 3 “Otra movida”, al culpable de todo esto: el absurdigay. Vean el minuto 2:36 del vídeo completo y sobrecójanse de las cimas de absurdez e incongruencia a las que llega este gay votante del PP.

 

 

Como comentaba muy bien Carlos Sierra en en mi página de facebook:

“A mí los demás me dan igual… yo voto por mis cosas y tal” Si todos los gays pensaran como tú, ¿dónde estarías ahora, alma de cántaro? ¿En la consulta del psiquiatra? ¿En el confesionario? ¿En los lavabos de alguna estación? ¿En el altar?… Dando paseítos por Chueca seguro que no. Menos mal que aún existe gente que tiene (y, sobre todo, ha tenido) respeto por su sexualidad y por la de los demás.

¡Bravo! Yo no lo podría decir mejor. Claro que los otros comentarios que me dejaron en el facebook no eran menos lúcidos. Por ejemplo, el de Alberto Alvarez Ortega:

No quiero insultar al chico, que por otro lado se lo merece, pero, ¡cómo puede decir esas cosas! “Si la ley no lo llama matrimonio, yo si lo puedo llamar matrimonio”. Vamos a ver, hasta ahí estamos de acuerdo, pero si ya hay una ley que lo llama matrimonio, ¿por una palabra hay que cambiarla? ¿Qué pasa, que tu matrimonio no vale?, ¿te consideras ciudadano de segunda o tercera?, ¿seguro que solo va a cambiar la palabra o van a quitar la ley por completo? Porque cambiando la palabra y poniendo, por ejemplo, “unión civil” ya eres menos que los demás. Ya no eres ciudadano de primera, como debería ser. Tu matrimonio ya no lo consideran igual que el de tus amigos heterosexuales, que para ellos es el que vale. Es que el pobre es tonto. Lo siento, pero si no lo digo no me quedo a gusto: MATRIMONIO=MATRIMONIO.

A lo que añade a continuación, más calentito:

Por cierto, absurdigay, luego no te quejes si no tienes los mismos derechos, si no puedes casarte, si no puedes adoptar y muchas más cosas que te pueden prohibir. O si, como decía Duran i Lleida, te dan facilidades para ir al psicólogo para que cambies tu orientación sexual. ¡Qué pena de chico! Solterona de por vida te vas a quedar chaval

Lógico que le diga de todo. Es una especie de terapia de shock a ver si el absurdigay despierta. Al final, como apuntaba en mi facebook con gran acierto mi amado Mutopia Sos:

Lamentablemente el ser gay no garantiza el ser inteligente.

A lo que, unos días después añadió:

Hoy me acorde de tus comentarios. Me han dicho unos chicos que “vaya, qué bien que ganó el PP a los progresistas, volveremos a tener trabajo y se podrá fumar en los bares”. Así, con todas las letras.

Esa es la falacia “de que el PP va a hacer llover oro del cielo”, como lo expresaba otro comentarista hace unos días, es con la que los más beneficiados por los avances sociales de la era Zapatero se han quedado. Están tan cómodos en este estado de bienestar, que ni se han detenido a pensar de qué sirve el dinero cuando no tienes libertad, derechos o dignidad.

Lo más triste es que si vemos el vídeo completo, unos minutos más a delante, aparte de un cenutrio portando bandera preconstitucional (min. 3:45) y que afirma feliz que le gustaría que volviese el franquismo (¿qué mensajes ha estado enviando el PP para que sus votantes declaren semejantes barbaridades?), aparece un grupito de señoras celebrando ufanas la victoria (min. 6:23) que, al ser preguntadas por Cristina Pedroche “Qué va a pasar con el matrimonio heterosexual (sic)” (obviamente el PP ha convertido en tal prioridad derrumbar nuestros derechos que aunque preguntes por el heterosexual la gente ya tiene interiorizado como derecho a derrumbar el matrimonio homosexual), una contesta caritativa: “Ay, eso es problema de ellos, hija mía”. Mientras otra apuntilla condescendiente: “Mariquitas ha habido toda la vida, lo que hay es que respetarles, y punto pelota”. Claro que esta caritativa cristiana segundos después se apresura a firmar que “De eso al matrimonio no tiene nada que ver…. es como si se casa otro con una cabra”. Ahí queda eso. Esa es la España ruin, inculta, dañina, que sale a relucir en cuanto se rasca un poco debajo de las más elementales normas de convivencia (lo que el PSOE hizo con la Ley de Matrimonio Homosexual).

Y estas “bondadosas criaturitas” están a unos pasos del absurdigay que las apoya… al mismo que si pudiesen, apedreaban vivo allí mismo.

Es lo que hace el adoctrinamiento: animar a las hordas a volver a la intolerancia. Y de ahí la importancia capital del mensaje que el Matrimonio Homosexual envió… y la del mensaje que anularlo y convertirlo en ilegal enviaría a esa masa inculta que sólo quiere encajar: ahora otra vez es correcto tratar a los gays como ciudadanos de segunda, enfermos, amenazas para tu felicidad. Podéis volver a perseguir, insultar, humillar a los gays. Ese es el mensaje que Rajoy lleva meses enviando.

“Y podéis empezar por el absurdigay ese, que nos da mala imagen con esa bufanda tan marica. Todos a una: fueraaaaa maricooooon” (esto lo dicen los del PP, para lectores cortitos de comprensión lectora).


comments powered by Disqus