Puntadas sin hilo

¿Será cierto que todo el pescado está vendido?

¿Incluido el cargo de conciencia del PP por haber contribuido a asesinar a cientos de miles de personas en la ya olvidada guerra de Irak? ¿Recuerdan al Parlamento puesto en pie y aplaudiendo, Rajoy entre ellos, la decisión sobre una guerra que había rechazado el 85 % del pueblo español¿ ¿No van a pagar por esto, aunque sea tarde y mal, ni siquiera van a pedir perdón puesto que Aznar no lo hace y como sí ha hecho Tony Blair , quien además liga aquella decisión con el auge del Estado Islámico? ¿No se considerarán tampoco culpables de las atrocidades cometidas o por cometer por esta organización? ¿No afirman que el PP es un partido serio, no son casi los mismos de entonces? ¡Qué cobardes, qué ruines, siempre dan por prescrito lo que les conviene? ¿Y éstos son los que van a ganar las próximas elecciones, estos asesinos por imprudencia política, no lo harían otra vez si el imperio o Merkel se lo indicase? Éstos que son incapaces de rebelarse y aceptan que a los miles de refugiados que huyen de una guerra derivada se les interne en campos de concentración llamados campos de refugiados? ¿Éstos que han quebrado los derechos de los trabajadores españoles, reduciéndolos a condiciones laborales indignas, que han prostituido la enseñanza, que han maltratado las libertades civiles? ¿Cómo pueden tener tan desvergüenza para atreverse a decir que este año 2015 será el de mayor creación de empleo de toda la historia de España, obviando qué tipo de empleo lo consideran tal, y negándose a contestar a preguntas tan sencillas como ¿cuántos empleos y tasa de población había en 2011 y cuántos hay actualmente?

Ya sé que es inútil argumentar, les da igual lo que sea, a ellos los dirigentes y a sus cerrados seguidores. Lo hacen por nuestro bien, qué cinismo. Y tienen razón: las urnas los purificarán. El pescado está podrido, pero nos lo venden y nosotros lo compramos y nos lo comemos. No puedo evitarlo: siempre los miré como implacables destructores de lo que se oponga a sus conveniencias.

Ahora ha surgido una nueva derecha, no tan retrógrada ni reaccionaria, homologable a la europea, aunque con todos los estigmas neoliberales. Serán el freno y seguramente el árbitro. ¿Hacia dónde se inclinarán?, ésa es la gran pregunta; si apoya a los criminales de guerra y paz, se hundirán; si apoyan a la socialdemocracia teóricamente representada por el PSOE, también, tal vez menos. Aspiran a ganar y no sería descabellado que ocurriese.

El PSOE no termina de consolidarse, entre tumbos, errores e indecisiones. Izquierda Unida ya es residual. Podemos ha perdido encanto y magia y su recuperación es dudosa, no han sido listos, aunque aún pueden dar la sorpresa, no de ganar, pero sí de convertirse en una opción fuerte si vuelven a los orígenes, se definen de una vez con precisión, y hacen una campaña seria y sin chistes.

El país, como desde hace meses, ya es una constante y aburrida campaña electoral que no hay quien la soporte. Catalunya es un polvorín y el PP no ha sabido impedir que estallara, pero sus seguidores se lo perdonan. (¿Qué pasaría si el próximo Presidente del Congreso de los Diputados terminara su discurso de toma de posesión gritando ¡Viva la República Española!, sería un delito?

España es una pescadería y el género con sus cadáveres congelados está bien guardado en sus cámaras frigoríficas. Ahora que ya no nos podemos hacer carnívoros, porque la OMS dice que las carnes rojas o procesadas producen cáncer colorectal. Esperemos que si se produce una hecatombe mundial en la industria de la alimentación, los productos desechados y ya fabricados no los regalen a los pobres.

_______________________________