Opinion · Bulocracia

«Bebés abortados servidos en banquetes y echados a los perros»

«El holocausto que defiende la izquierda y un sector del PP: Bebés abortados son servidos en banquetes y echados a los perros». El título de esta alucinante ‘noticia’ de Alerta Digital llama la atención, sin duda. Fetos servidos en banquetes y echados a los perros… O sea que igual los nonatos son un manjar que son los restos.

La ‘noticia’ en realidad no trata de nada de eso. Es una arenga antiabortista con fotos de dudosa procedencia y un titular engañoso, que se va radicalizando a medida que avanza el relato y que incluye frases como esta: «El PSOE legalizó el asesinato y el Partido Popular de Rajoy fue cómplice».

Hay también perlas como que «los fetos son material de primera para vender a las multinacionales como Planned Parenthood o a oscuros traficantes orientales que incluso sirven fetos humanos en algunos banquetes». Pero sobre todo hay demagogia y falsedad.

De los perros que supuestamente comen fetos no se dice nada en el texto, solo en el título. A cambio sí se menciona lo triste que es que se pierdan «niños blancos», los de otros colores se ve que les dan igual, y se acusa a «entidades sionistas» de lucrarse comerciando con fetos, de controlar el «comercio globalista de la muerte».

Al margen de estas apreciaciones y de que algunos casos de comercio ilegal de fetos han sido destapados, especialmente en Asia, aunque con pruebas, no con demagogia, me quedo con los banquetes y la comida para perros, porque no se da ni una sola prueba de esos supuestos festines para humanos y canes. Simplemente se menciona que en China se comen fetos, porque lo dicen ellos. Algo habrán oído o visto en Internet, lo cual nos lleva al bulo de la sopa de feto y al de los perros que los devoran, que quizá sean las fuentes ‘consultadas’ para perpetrar esta ‘noticia’.

Existe un vídeo en el que unos perros supuestamente devoran fetos que les son lanzados y que es falso. En cuanto al bulo de la sopa de feto, se ilustra con unas desagradables fotos de un asiático preparándolos de varias maneras y saboreándolos, y se dice en el texto que acompaña las imágenes que todo eso se cuece en China, donde es tan habitual comer feto como comer perro.

Esas fotografías son en realidad obra de un provocador artista chino llamado Zhu Yu, que las presentó en el año 2000 en una pequeña sala de Shanghai tras ser rechazadas en la Bienal de Arte. Comiendo gente, se llaman las fotos, que muestran pedazos de animales con cabezas de muñecos, aunque su autor siempre ha insistido en que es un bebé real robado en un hospital para darle más enjundia al asunto.

Es un bulo provocador y recurrente: «¿Cómo pueden ser tan crueles los seres humanos ? Lo qué va a presenciar aquí es un hecho real, no se asuste. Es la comida de moda en Taiwán. Los bebés muertos se pueden comprar en los hospitales por unos 50 o 70$ para satisfacer la gran demanda que hay para prepararlos a la parrilla y la barbacoa. ¡Qué cosa más triste! Por favor, envíe este mensaje a tantas personas como pueda, porque tiene que verlo todo el mundo. A ver si alguien toma medidas contra esto».

Es falso. Ofrece datos pero es un bulo, y lo de los perros devoradores de fetos, también, y además no son nuevos. Tras ellos han llegado otras teorías conspiratorias sin pruebas sobre qué se hace con los fetos, cuyo último episodio podemos ‘disfrutarlo’ ahora en Libertad Digital.