Ciudadano autosuficiente

VLUE, los nuevos vehículos para la ciudad

El hombre blanco piensa que necesita una o dos toneladas de metal y plástico alrededor para moverse por la ciudad con comodidad y seguridad. Este error ha convertido las ciudades en el paraíso del ruido y la contaminación, además de provocar muchos millares de muertes violentas al año. Hasta ahora. Una nueva generación de vehículos urbanos, los VLUE (Vehículos Ligeros Urbanos Eléctricos) está demostrando que no hace falta tanto peso ni tanto tamaño para moverse por la ciudad con comodidad y rapidez. Hay de todo: desde cuasi-coches a poco más que una ruedecilla entre los dos pies. Vamos a empezar por lo más pequeño.

 

airwheel

Foto: Airwheel

 

Monociclos eléctricos: una ruedita basta

Una rueda, un motor eléctrico y espacio para poner los pies. Este es el auténtico vehículo urbano de bolsillo. Aunque requiere cierta práctica para su manejo, el usuario pronto coge el tranquillo y se mueve tranquilamente sobre su mini-vehículo, que tiene una autonomía de una hora aproximadamente y una velocidad de unos 14 km/h, que casualmente es la velocidad media del tráfico en el centro de una gran ciudad. ¿Cómo se conduce semejante microvehículo? Pues con ligeros movimientos del cuerpo. La rueda tiene sensores que facilitan mucho mantener el equilibrio y pesa aproximadamente 10 kilos.

 

patinete

Foto: Egret One

 

Patinetes, "segways" y sus variantes

Esta categoría de vehículos urbanos se conduce generalmente de pie, sobre una plataforma con dos ruedas y algún sistema de manillar.  Los patinetes y sus versiones (algunas con asiento, como miniscooters) son instintivamente fáciles de conducir a diferencia de los monociclos, no hay más que subir y dejarse llevar. Suelen pesar unos 15 kilos y son plegables, de manera que al llegar a tu destino no tienes más que dajarlos detrás de la puerta o debajo de la mesa. Los segways pueden ser bastante grandes y pesados, aunque están apareciendo versiones más ligeras e incluso portátiles.

 

ruedadecopenhabhe

Foto: Copenhaguen Wheel

 

Bicicletas, scooters y triciclos eléctricos

El mundo de las bicicletas eléctricas es enorme y crece a toda velocidad. ya hay modelos para todos los gustos y a todos los precios, así como kits para convertir una bicicleta convencional en una eléctrica o la famosa "rueda de Copenhague", que contiene en sí misma la batería y el motor. De ahí podemos pasar a scooters ligeros eléctricos y a algo más interesante para las personas comodonas que no se avienen a los equilibrios que impone la bici: cómodos triciclos eléctricos de todas clases, algunos con carrocería y que te dejan a salvo de las inclemencias del tiempo.

 

twizy

Foto: Renault Twizzy

 

Cuadriciclos eléctricos, minifurgonetas, clase Twizzy

Dando un paso más tenemos vehículos de cuatro ruedas con su motor eléctrico, mucho más ligeros que un coche, con una autonomía que puede superar los 100 km (de sobra para los trayectos urbanos) y una capacidad de carga que puede ser grande, del orden de 500 kilos. Estos son ya verdaderos coches, con carrocería y portezuelas, con un peso máximo de unos 400 o 500 kg, como el Twizzy de Renault (que por cierto carece de puertas). El siguiente paso son los cochazos eléctricos, como el famoso Tesla, indistinguibles de los cochazos de motor convencional salvo porque tienen un enchufe en vez de una toma de combustible y carecen de tubo de escape.