Opinion · Ciudadano autosuficiente

Cómo elegir el mejor patinete eléctrico

Imagen: Pixabay

En apenas unos meses, el patinete eléctrico está empezando a dominar las calles de muchas ciudades españolas. Pero no es de extrañar, si tenemos en cuenta que ofrece, de la manera más compacta posible, la solución para las necesidades de transporte de muchas personas. Y con tres grandes ventajas en comparación con el coche: no contamina la atmósfera con humos, no produce ruido y apenas ocupa espacio. Desde este punto de vista, lo sorprendente es que no se haya expandido antes.

Puedes utilizar patinetes compartidos de cualquier empresa de las que funcionan ya en las ciudades de nuestro país (Lime, Voi, etc.), o puedes comprarte uno. En este caso, ahí van los cinco puntos más importantes en los que debemos fijarnos para realizar la mejor elección.

Los cinco puntos clave que se deben tener en cuenta a la hora de elegir el mejor patinete

Con el mejor patinete, no nos referimos al mejor estándar. Sino al mejor según las características y necesidades personales de cada persona. Por eso es importante fijarse en una serie de características y reflexionar sobre ellas antes de realizar cualquier compra.

1.Tipo de calzada por la que se va a circular.
El tipo de calzada por la que se va a circular, determinará el tipo de ruedas y suspensiones necesarias. Así que será un punto clave para conseguir buena confortabilidad en la circulación. Si existen baches e irregularidades en el trayecto habitual, lo mejor es optar por ruedas inflables y si es posible un modelo con doble suspensión. En cambio, si se va a circular por suelos completamente lisos, es suficiente con modelos que incorporan ruedas macizas.

2. Pendientes y desniveles en la ruta habitual.
Uno de los principales motivos de insatisfacción derivan de no haber tenido en cuenta los desniveles y las pendientes que puedan existir en la ruta habitual. Los patinetes eléctricos más económicos y genéricos suelen ser de 250W. Esta potencia no es suficiente en la mayoría de casos para subir muchas pendientes que podemos encontrar en ciudades de nuestro país.

Si tu ruta habitual suele ser plana o con pendientes mínimas, será suficiente con un modelo de 250W o 350W. Pero si por el contrario, existen pendientes de más de 5 grados lo más recomendable son motores de 500W o superiores. En este punto también será importante tener en cuenta el peso del conductor. Ya que no es lo mismo una persona de 60kg que una de 90kg.

3. La dicotomía de vehículos muy ligeros o vehículos con buenas prestaciones
Muchos de los usuarios suelen pedir patinetes que sean muy ligeros, pero a la vez que ofrezcan grandes prestaciones de conducción. Con prestaciones nos referimos a aspectos como la velocidad, frenada, suspensión y aceleración. Pero además, los futuros conductores de patinetes quieren que sean económicos.

Para que un patinete ofrezca buen agarre, necesita unas cubiertas mínimamente amplias para poder hacer mayor fricción con el suelo. Eso conlleva un incremento del peso. Por otro lado, si hablamos de frenada la inclusión de discos de freno, maneta y sistemas para ofrecer la mayor eficiencia también conllevarán un mayor incremento del peso.

De ahí, que tener que decidir entre buenas prestaciones o ligereza deba de ser una decisión importante a tomar.

4. Velocidad máxima, autonomía y necesidades reales.
Cada día más las ciudades crean regulaciones específicas para estos vehículos de movilidad personal. Por ejemplo, en Barcelona pueden circular por el carril bici a una velocidad máxima de 30km/h.

La velocidad es un factor importante a la hora de desplazarse por la ciudad. Así como la autonomía, que es un factor clave para que el vehículo resulte realmente práctico en el día a día.

Pero a nivel general, tanto la autonomía como la velocidad máxima que ofrecen las marcas y fabricantes no suele ser la real, sino la que se ha probado en condiciones ideales de uso. Por lo tanto, lo mejor es conocer experiencias de primera mano. Realmente esta es la esencia de las tiendas especializadas en este tipo de vehículos, que hacen pruebas técnicas y ofrecen datos reales de cómo se circula por la ciudad.

A nivel general, de la autonomía que ofrecen los fabricantes se le puede restar un 25% para intentar aproximarse a la real. Aunque será necesario tener muchos otros factores de conducción en cuenta.

5. Presupuesto realista acorde a las necesidades
Para acabar, es importante hablar sobre el presupuesto especificado para este tipo de compras. Son muchos los usuarios que plantean la compra de un vehículo de movilidad personal con exigencias poco realistas. Por ejemplo, manejan un presupuesto muy bajo de 300€, pero que necesitan y demandan unas prestaciones de patinetes eléctricos de alta gama que valen por lo menos dos veces más.

Debemos pensar que estamos comprando un vehículo eléctrico para la ciudad. No es un juguete, y hay mucho trabajo de diseño y comercialización para poder ponerlo en manos de los usuarios. Así que dependiendo de tus necesidades, intenta ser realista y disponer de un presupuesto adecuado.

A grandes rasgos, estas son las 5 cosas principales que cualquier persona que quiera comprar un patinete eléctrico debe analizar y reflexionar antes de hacer su compra. El modelo de transporte urbano está cambiando. Hay opciones ecológicas a las que debemos apoyar si queremos que se sigan desarrollando. ¿Aún no te mueves cada día con un medio de transporte sostenible?

Juan Fco Romero, de la tienda Patinete Eléctrico Shop

Únete a los miles de personas que ya han medido su huella ecológica… y aprendido cómo hacerla más pequeña. Haz clic en este enlace, no te llevará más de un minuto.