Opinion · Ciudadano autosuficiente

¿Cometemos un error consumiendo bebidas vegetales?

Foto: Pixabay

El consumo de la leche de vaca es un tema bastante controvertido, digno de muchas opiniones y discusiones. Hay expertos y estudios que demuestran que consumir esta leche es perjudicial para la salud después de haber terminado la época de lactancia, mientras que hay otros que aseguran que esta misma es muy saludable, siendo uno de los principales aportes de calcio para nuestro organismo.

Según datos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (actual Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación), en 2015 los españoles consumieron 27,8 litros menos de leche de vaca que en 2010. Sin embargo, en 2015 la compra de bebidas vegetales aumentó un 15,8% con respecto al año anterior. Esto no solo es debido a las alergias o intolerancias a la lactosa presentes en las personas, sino que también se debe al aumento de las preferencias por la sustitución de la leche de origen animal por una opción más “healthy”, la vegetal.

Uno de los errores más cometidos es la forma de denominar estos tipos de leche, comúnmente conocidas como “leches vegetales”. Esto es incorrecto en términos legales, ya que éstas no se obtienen ordeñando el fruto, sino que se producen a través de la hiperhidratación durante horas de los frutos como las almendras, la soja y el arroz, entre otros, que luego se muelen, se licuan y se filtran obteniendo así un líquido de color blanco.

De la correcta denominación se ha encargado la Unión Europea, que sentenció en el Tribunal Europeo que estas bebidas no podían utilizar términos lácteos a la hora de comercializarse. También existe un debate en cuanto a la colocación de dichos envases en la misma línea que la leche de vaca y a que el embalaje sea tan similar.

Otro de los temas delicados que existen es la sustitución de la leche de vaca por la vegetal en los niños desde sus primeros meses de vida. Hay muchos casos en los que los padres consideran que el bebé debe consumir esta leche porque es más saludable, sin embargo hay otras opiniones que creen que esto es un craso error, dado que hay varios casos documentados en los que se demuestran que los niños que se alimentan con este tipo de leche no adquieren los mismos beneficios que si no lo hicieran así, pues la de origen animal es la que aporta todas las propiedades que sus organismos requieren. En el caso de tomar esta decisión, lo más conveniente sería consultarlo con un pediatra y que este diera su aprobación, pues hacerlo libremente por decisión propia es algo demasiado arbitrario.

Sabiendo esto, ¿realmente la gente que no consume leche de vaca y que por consiguiente consume la vegetal lo hace por intolerancia a la lactosa o por seguir una determinada moda?

Basándonos en uno de los muchos estudios realizados sobre la intolerancia a la lactosa, en este caso uno elaborado en 2017, se obtienen las siguientes conclusiones:

Un 64% de las personas encuestadas no conocen el grado o tipo de intolerancia a la lactosa que padecen aunque han sido diagnosticadas. ¿Estos datos se podrían incrementar?

Un 14% ni siquiera han sido diagnosticadas por un especialista médico pero considera que tiene problemas para digerir la lactosa.

Con esto se deduce que aún existe un gran desconocimiento acerca de este tema y que por tanto un gran porcentaje de personas que evita el consumo de productos con lactosa lo hace por decisión propia.

Aquí convergen dos explicaciones; la primera, que se debe a las intolerancias a la lactosa y la segunda, al seguimiento de una simple moda.

Como he mencionado anteriormente en pocos años se han incrementado los casos de intolerancias o alergias a este componente de la leche, lo que ha supuesto que estas personas busquen otras alternativas que sustituyan esta carencia. Aun teniendo este problema, no es excusa para consumir únicamente bebidas vegetales, ya que actualmente la leche sin lactosa se comercializa igual que la normal, es decir, que la razón por la cual se ha disparado la venta de las bebidas vegetales no se debe mayoritariamente a esto, sino que, en gran parte, ha sido por pura moda.

Muchas veces, aunque estemos acostumbrados a consumir un cierto producto, si la sociedad o la publicidad lo intenta sustituir por otro, nosotros inconscientemente nos aventuramos a seguir ese camino que nos marcan y probarlo, sin ninguna razón de peso, simplemente por presión social o curiosidad.

También nos encontramos con los casos de las personas veganas, ellas indudablemente son fieles consumidores de estos productos, han tomado esa decisión y lo acatan rigurosamente.

Pero, ¿estas bebidas son tan saludables como creemos? Lamentablemente tenemos un gran desconocimiento acerca de esto, se venden como productos saludables que además de ser el mejor sustituto de la leche de vaca te ayudan en tu dieta. En muchas ocasiones por el hecho de pensar que no son de origen animal ya creemos que van a ser más sanas, pero ¿leemos los ingredientes?

Algunas de ellas pueden llegar a ser más perjudiciales para la salud que la leche comúnmente conocida, pues les añaden un porcentaje de azúcar que la mayor parte de las veces pasamos por alto. Con esto no se dictamina que estas bebidas sean todas malas, para nada, otras tantas sin apenas procesados y que no llevan productos añadidos perjudiciales son las que deberíamos de consumir más, en el caso de que hayamos elegido este producto.

Existen otras alternativas como la de la producción propia de bebidas vegetales, haciéndolas en casa, son fáciles de elaborar y de esta forma reduciríamos el consumo de leche de vaca, disminuyendo la huella de carbono de la producción de alimentos y por lo tanto ayudando a nuestro planeta.

Y tú, ¿harías tu propia leche?

Bárbara Borgia Royo

 

Para más información acerca del consumo tanto de leche de vaca como de bebidas vegetales, consultar aquí:

Estudio realizado en el año 2017 sobre la intolerancia a la lactosa.

El gran crecimiento de venta de las bebidas vegetales.

Ventajas e inconvenientes del consumo de la leche de vaca.

Tipos de leches vegetales, ¿cuál es la mejor?

 

¿Estás interesado en participar la transición hacia una alimentación más sostenible? Visita Comida Crítica.

Únete a los miles de personas que ya han medido su huella ecológica… y aprendido cómo hacerla más pequeña. Haz clic en este enlace, no te llevará más de un minuto.