Opinion · Ciudadano autosuficiente

Tu próximo coche será un Biscúter

Un Biscúter en el Petersen Automotive Museum, LA. Foto: Wikimedia Commons

 

La imagen se ha usado muchas veces, pero sigue funcionando: cuando los pesados y torpes dinosaurios dominaban la tierra, unos animalillos peludos correteaban entre sus patas: eran los mamíferos, los que terminarían quedándose con todo el planeta. Ahora ocurre lo mismo, los pesados y torpes coches de motor de combustión dominan las calles y carreteras y a su lado circulan otros vehículos muy distintos, mucho más ágiles y ligeros, que en un plazo de diez o quince años terminarán copando todo el mercado de la movilidad personal.

La línea evolutiva de los vehículos ligeros eléctricos es muy antigua. El Milburn Eléctrico Ligero de 1915 (sí, hace 104 años) ofrecía movilidad silenciosa en un tamaño muy compacto, aunque resultaba algo lento y su autonomía algo corta. En la década de 1950 surgieron muchos proyectos de vehículos ligeros y compactos (no eléctricos), como el coche huevo Isetta, el famoso Biscúter de carrocería de aluminio o, en una gama algo más pesada, el Seat 600. Estos vehículos están conociendo un sorprendente renacer.

Se están fabricando versiones eléctricas del Seat 600 y el Isetta, y están surgiendo diseños nuevos muy interesantes. Un modelo experimental de coche regional desarrollado en Alemania permitiría conexiones del orden de 200 km con un increíble peso de sólo 80 kilos. Sus diseñadores aseguran que el vehículo es tanto o más seguro que un coche convencional.

Cada vez más diseñadores de coches, en todo el mundo, están trazando las líneas de lo que será el vehículo privado adaptado para el mundo del cambio climático. En general, están uniendo diseños muy aerodinámicos con materiales composites ultraligeros y propulsores eléctricos ultra-compactos. La parte más floja son las baterías, pero la tendencia de la última década indica que en dos o tres años habrán bajado tanto de precio y aumentado tanto su capacidad de almacenamiento de energía que estarán a la par de prestaciones con los coches de motor de combustión.

Los historiadores recuerdan que la motorización se hizo a un ritmo increíblemente acelerado. En apenas una década, las calles ocupadas por coches de caballos pasaron a estarlo por automóviles, como se ve en esta secuencia. Con el smartphone pasó algo parecido. Steve Jobs presentó el primero en 2007. En 2019 hay más de 3.000 millones repartidos por el mundo, en España andamos por 50 millones. El listófono (palabra acuñada por Forges) era sencillamente la tecnología adecuada en el momento adecuado. Su expansión mundial ha promovido, entre otros muchos cambios, el auge de los coches compartidos, que tienen el potencial de revolucionar el transporte urbano, y mucho más en su versión autónoma.

¿Cuál es la versión vehículo del smartphone? Tesla dio la sensación de serlo durante mucho tiempo, pero no consigue bajar de los 50.000 euros y su versión low cost (unos 30.000) apenas supera los 350 km de autonomía, algo inaceptable en 2019. Ahora mismo tenemos una oferta de coches eléctricos que son simples versiones de los coches convencionales, demasiado caros y con débiles prestaciones.

Y luego está el mundo incipiente de los vehículos eléctricos ligeros, que va desde una bici con un motorcillo eléctrico a coches de cuatro ruedas y cinco plazas. Estos vehículos no son versiones de los coches convencionales (que a su vez son versiones de los coches de caballos motorizados de finales del siglo XIX). Están planteados desde el principio para ser muy eficientes, lo que consiguen con pesos que no superan los 400 kilos, motores muy afinados, buena aerodinámica, etc.

En realidad son electrodomésticos móviles. Algo así como un Biscúter de 1954 más grande y cómodo, con habitáculo cerrado, un motor eléctrico muy eficiente y unas baterías capaces de almacenar mucha energía. Un vehículo práctico, por fin, que tal vez dentro de dos o tres años será tu próximo coche.

Nota: mientras eso llega (en China ya están muy cerca) tenemos la opción de la bicicleta eléctrica, que está triunfando en todo el mundo, y de otros vehículos ultraligeros que ya se pueden ver circulando por las calles. Varias asociaciones trabajan en este asunto y ofrecen cada vez más información al respecto.

Jesús Alonso Millán

¿Estás interesado en participar la transición hacia una alimentación más sostenible? Visita Comida Crítica.

Únete a los miles de personas que ya han medido su huella ecológica… y aprendido cómo hacerla más pequeña. Haz clic en este enlace, no te llevará más de un minuto.