Posibilidad de un nido

Arnaldo perpetúa el franquismo

Fachada del Tribunal Constitucional, a 15 de octubre de 2021, en Madrid (España).- Alejandro Martínez Vélez / Europa Press

El gravísimo problema que subyace en el hecho de que la izquierda de Unidas Podemos vote a Enrique Arnaldo es que quizás no se ha dado cuenta de que el problema no radica en sus corruptelas, sino en la perpetuación de un régimen que está en la base de la existencia del partido morado. El problema no es que Arnaldo sea un corrupto, el problema reside en por qué es un corrupto y por qué lo propone el PP.

Durante muchos años el PSOE ha gobernado España. El PSOE ha pactado durante todo ese tiempo, y hasta hoy, respetar la Ley de Amnistía del 77 por la cual no se juzgaría a los criminales franquistas. No juzgar a los dirigentes de una dictadura y sus verdugos es algo inaudito en cualquier democracia avanzada.

Como consecuencia de lo anterior, y también por la propia inactividad de la población, a día de hoy, ¡de hoy!, los torturadores se enriquecen y mueren con sus medallas puestas; la Fundación Francisco Franco sigue funcionando; Martín Villa es alabado por los principales secretarios generales de UGT y CCOO; más de 100.000 asesinados y asesinadas a causa de luchar por la democracia siguen en las cerca de 5.000 fosas comunes que agujerean todo el territorio. Ojo a las cifras: más de 100.000 asesinados y asesinadas, cerca de 5.000 fosas. O sea, España.

Es esa España basura y criminal la que prometió cambiar aquel movimiento que luego ha acabado siendo Unidas Podemos. La corrupción es solo una consecuencia de todo lo anterior. La permanencia de aquel "atado y bien atado" del dictador criminal, asesino y ladrón Francisco Franco tiene su base en el Poder Judicial. La corrupción generalizada, la impunidad incuestionable de las empresas franquistas en la actualidad y su ejercicio corruptor, la impunidad para los criminales de la dictadura, las fosas comunes y la ignominia contra republicanos y republicanas, o sea contra la lucha democrática, la permanencia de la educación religiosa pagada por el Estado e incluso la violencia machista son fruto del ejercicio del Poder Judicial. Ellos son los responsables.

En la propuesta del PP del magistrado Enrique Arnaldo como condición sine qua non para renovar el Tribunal Constitucional late una trampa mortal. Si se le vota, no se trata de un magistrado, uno solo, cuya presencia se admite "con la nariz tapada". Se trata de aceptar la perpetuación de la maquinaria franquista en su centro de operaciones, el Poder Judicial.

El error, gravísimo, de abrir la puerta al magistrado Enrique Arnaldo al Constitucional hiere de muerte ese órgano no por corrupción, sino por perpetuación del franquismo en las instituciones.