Opinion · Posos de anarquía

Lo que no cuenta Casado de la migración

A nadie ha cogido por sorpresa el discurso antimigración de Pablo Casado. Está en el ADN del PP que, además ve cómo su otra cara de la moneda, Ciudadanos, quiere robarle esa encarnación del ultraconservadurismo. Sin embargo, realizada esta apreciación, resulta conveniente indicar que las políticas del PP tienen mucho que ver en la llegada de migrantes a España.

Los migrantes son soñadores y Casado, como Salvini en Italia, quisiera convertirse en su peor pesadilla. Ellos sueñan con una vida mejor que no han encontrado en sus países de procedencia y el nuevo presidente del PP los quiere devolver a ese infierno. Eso es así. “España para los españoles” -así, sin lenguaje inclusivo- es el discurso que subyace en el argumentario de Casado, que únicamente quiere migrantes para realizar los trabajos precarios de campañas de verano en verano o en la agricultura.

“No es posible que haya papeles para todos, ni es sostenible un estado de bienestar que pueda absorber a los millones de africanos que quieren venir a Europa y tenemos que decirlo, aunque sea políticamente incorrecto. Seamos sinceros y responsables con esta cuestión”. Este fue el polémico tuit de Casado -posterior a sus declaraciones- que evidencia, una vez más, la mezquindad manipuladora del PP.

Costa de Marfil, Guinea, Senagal, Camerún, Malí, Nigeria… son algunos de los países de los que procecen los migrantes subsahararianos que llegan a nuestro país. Sin olvidarnos de Marruecos y Argelia, que continúan siendo los países que lideran el ránking en esa migración vía patera… porque si sumamos otros cauces, las estadísticas son claras al indicar que el número de personas migrantes procedentes de Bolivia, Brasil o Paraguay están por encima de las africanas. Casado habla de millones de africanos… la realidad es que en lo que va de año llegaron 22.000.

¿Qué hizo el Gobierno de Rajoy para gestionar la migración aparte de violar el Derecho Internacional con sus devoluciones en caliente, acabar con la sanidad universal o realizar deportaciones masivas tras encerrar en condiciones inhumanas a las personas en los CIE? Nada.

Si lo que quiere Casado es ser “sincero y responsable en esta cuestión”, debería contar cómo el Gobierno de Rajoy situó a España como el país de la OCDE que más recortó en ayuda al desarrollo. El PP tiene el dudoso honor de haber bajado los fondos destinados a la cooperación a mínimos históricos, con un 0,12 de la Renta Nacional Bruta (RNB). Casado no dice que Rajoy logró situar a España en el puesto 26 de 28 países donantes, tal y como denunció el año pasado Oxfam Intermón.

Casado no recuerda que, a medida que se ejecutaban estos recortes a la cooperación al desarrollo, el presupuesto militar se disparaba. El nuevo presidente del PP calla que, no sólo el PP ha tocado y hundido la cooperación española, sino que de los paupérrimos presupuestos destinados a ello, ni siquera los ha ejecutado por completo, con ejercicios en los que no ejecutó ni siquiera el 70%.

Todo eso calla Casado, a pesar de que tal y como subraya la ONU, gracias a la ayuda oficial al desarrollo se ha conseguido que en los últimos 20 años más de 1.000 millones de personas hayan conseguido salir de una situación pobreza extrema o que alrededor de 2.600 millones de personas hayan accedido a fuentes mejoradas de agua potable, y 2.100 millones a una letrina.

Las declaraciones de Casado son hipócritas, cínicas y profundamente demagógicas. Busca explotar el miedo y el desconocimiento de las personas con fines meramente partidistas cuando, en realidad, su propia formación ha mirado para otro lado cuando ha tenido oportunidad de mejorar la situación de miles y miles de personas que, precisamente por no haber recibido ninguna ayuda, arriesgan sus vidas en el Mediterráneo para ir en su busca.