Opinion · Posos de anarquía

Colón: Gatillazo de 25 minutos

Fletar autobuses desde todos los puntos de España, contar  con el altavoz de las redes sociales convenientemente movidas por trolls con paparruchas, volver a fundirse las derechas de todo pelaje… para 25 minutos de una protesta que supo a poco y de la que probablemente los únicos favorecidos fueron los establecimientos de todo a un 1 euro vendiendo banderas… bueno, y l@s que se subieron a un autobús desde otras provincias y aprovecharon para, en lugar de acudir a Colón, ir a comerse un bocata de calamares a la Plaza Mayor. Gatillazo antológico de Abascal, Casado, Rivera y sus huestes rojo y gualdas.

“¡Queremos votar!” gritaban muchas personas ayer. En lo que al PP respecta, Mariano Rajoy gobernó durante dos legislaturas y, precisamente gracias a la gestión de los populares, el problema planteado en Catalunya empeoró. ¿Qué lograrán ahora que no hubieran podido hacer antes en ocho años? Por su parte, Ciudadanos (Cs) ganó unas elecciones en Catalunya e Inés Arrimadas ni siquiera movió un dedo para intentar formar el gobierno mandatado por una parte de la ciudadanía. ¿Y Vox? ¿Y Falange? Pues si descontamos en su discurso las mentiras que introduce… buenos días y adiós.

¿Hubo gente en Colón? Claro que la hubo, pero pinchó. No cumplió, ni de lejos, las expectativas de la derecha que tanto esfuerzo (incluido el económico) había dedicado a convocarla. Cualquier día del Orgullo LGTBI supera en afluencia a la concentración de ayer. No es posible contabilizarla, pero la carcajada de las personas que en la distancia presenciábamos el pinchazo del ‘trifachito’ podían haber acallado con facilidad los discursos de reconquista de Colón… ya no digo las risotadas en La Moncloa o en la misma Catalunya.

La derecha, replegada ayer en Colón, quiere mano dura con Catalunya pero no aporta una sola solución, ni una alternativa han puesto encima de la mesa para resolver el hecho de que más de la mitad de quienes votaron en las elecciones catalanas lo hicieron apoyando a partidos independentistas. Ni con el artículo 155 ni con tanques en las calles se resuelve un modelo de Estado en crisis (no sólo en Catalunya).

El día después del #YoVoy, éste sigue bebiendo de las mentiras: en redes sociales circulan memes hablando de 400.000 personas (Delegación de Gobierno habla de 50.000 y los propios organizadores de 200.000)… no se queda ahí, habla de “personas aseadas”, de “gente que paga impuestos”… y allí estaba, entre otros, el líder de un partido calificado por la justicia como banda criminal por su corrupción institucionalizada y el mismísimo Vargas Llosa, que el año pasado debía a Hacienda, es decir, a España, dos millones de euros. A pesar de las mentiras de peso que maneja esta derecha rancia, continúan acudiendo a su calor miles de personas y ayer, la plaza de Colón, quedó convertida en redil.