Posos de anarquía

Bandoleros en el Ayuntamiento de Ronda

Fachada del Ayuntamiento de Ronda. - Ayto. de Ronda

Acostumbrados al centralismo informativo de Madrid, dejamos pasar de largo noticias en otras provincias que merecen cobertura nacional, especialmente cuando es para denunciar la dejación de funciones, la obscena caradura, la jeta que tienen algunos políticos. Y precisamente por eso, hoy merece la pena escribir sobre el Ayuntamiento de Ronda (Málaga) y que ustedes lo lean y compartan para vergüenza de todos y cada uno de los mal llamados servidores públicos que componen el Pleno de ese Consistorio.

Imaginen darse un paseo hasta su puesto de trabajo, entrar, sentarse en su silla cuatro minutos para después volverse a su casa con 300 euros en el bolsillo. Pues eso es, precisamente, lo que hizo más de la mitad del Pleno de ayer. El Consistorio rondeño, en manos del PP, celebraba su Pleno ordinario y bastaba un vistazo al orden del día para comprobar cómo agosto pasa factura y no se ha trabajado mucho este mes que concluye: tres puntos en el orden del día, un nombramiento y dos estudios detalle.

A pesar de que precisamente en agosto es donde más trabajo hay en municipios turísticos como Ronda, el hecho de que este mes continúe paralizando la actividad ha propiciado que muchos ayuntamientos opten por no celebrar Plenos en agosto. Ronda no; porque esta localidad, tierra de bandoleros como Pasos Largos, pareciera haber querido recuperar aquellos tiempos y sentar a estos singulares personajes en el mismo Ayuntamiento:

A finales del año pasado el Consistorio aprobó que todos los ediles que no tengan dedicación exclusiva cobren 300 euros por asistencia al Pleno. De los 21 concejales con que cuenta este Ayuntamiento, sucede en los diez concejales de la oposición de PSOE, Somos Ronda, Izquierda Unida y Ciudadanos; y en tres del equipo de gobierno, uno del PP y dos de Alianza Por Ronda (APR).

Así las cosas, el Pleno de 3 minutos y 58 segundos le costó a la ciudadanía rondeña 3.600 euros o, lo que es lo mismo, unos 900 euros por minuto. La sesión plenaria más cara e improductiva de la historia que refleja la jeta que tienen algunos políticos. Podría pecarse de sectario y señalar al gobierno del PP, que se asoció con los dos ediles de APR para poder gobernar; podría acusarse a los populares de convocar un Pleno vacío de contenido. Y tendríamos toda la razón del mundo; sin embargo, también es de justicia señalar a toda, repito, TODA la oposición, porque al tratarse un pleno ordinario hay espacio para las actividades de control y seguimiento de la gestión, con sus ruegos y preguntas. ¿Saben cuántas preguntas realizó la oposición? Ninguna.

Viendo el nivel de estos representantes públicos, asistiendo a tamaña desfachatez, lo que sorprende es que no convocaran el Pleno de manera telemática para que pudieran despacharlo desde la playa o tomándose una cervecita fresquita en el bar de turno. Al menos habrían sido más consecuentes.

Este tipo de noticias merece la pena que se sumen al escaparate nacional, que hoy Ronda sea noticia, para su desgracia, por lo indigno de sus políticos que ayer demostraron tener poca o nula vocación de servicio público. ¿Y saben por qué puedo afirmarlo de manera tan categórica? Porque nadie hasta el momento ha pedido perdón por este patinazo; lejos de hacerlo, se han culpado unos a otros mientras, eso sí, los 300 euros se los llevan calentitos. Que al menos hoy, carguen con esa vergüenza nacional.