Dominio público

El polvorín neonazi en Ucrania

Miquel Ramos

Un soldado ucraniano en una trinchera. REUTERS
Un soldado ucraniano en una trinchera. REUTERS

"La proliferación de la ideología nacionalista blanca en las fuerzas militares y de seguridad de Ucrania, entrenadas y apoyadas por Occidente, es un tema poco estudiado", afirmaba esta semana desde Washington el periodista de investigación Oleksiy Kuzmenko. La revista norteamericana Newsweek, nada sospechosa de simpatizar con Rusia, dedicaba estos días un amplio reportaje en el que ahondaba en lo que Kuzmenko alertaba y los peligros que suponía para la propia seguridad de los EEUU: "Un año después del asalto al Capitolio, la guerra de Ucrania atrae a la extrema derecha de EEUU a luchar contra Rusia y entrenar para la violencia en casa", se titulaba el reportaje firmado por Tom O'Connor y Naveed Jamali.

Más allá de los análisis geopolíticos que tratan de explicar la escalada de tensión entre Rusia y Occidente en la frontera ucraniana, quienes venimos estudiando a la extrema derecha hace años, seguimos de cerca los sucesos que se desarrollan en este escenario. Huyendo del maniqueísmo y tratando de poner el foco en nuestro objeto de estudio, hemos alertado sobre el polvorín que se está gestando en Ucrania, cuyos análisis habituales sobre el conflicto a menudo obvian o pasan de puntillas.

Ya lo alertó hasta la BBC en 2014 durante las protestas del Maidan, cuando el periodista británico Gabriel Gatehouse entrevistó a varios neonazis que estaban en primera línea de combate contra las fuerzas de seguridad ucranianas, antes de que se consumara el golpe, y cómo, posteriormente, el nuevo gobierno apoyado por Occidente reforzó sus lazos con varios de estos grupos de extrema derecha.

"Desde la revuelta de Maidan de 2014, el gobierno, el ejército y las fuerzas de seguridad han institucionalizado en sus filas antiguas milicias y batallones de voluntarios vinculados a la ideología neonazi", declaraba recientemente Kuzmenko a Newsweek, citando como ejemplo el Destacamento de Operaciones Especiales Azov, que fue establecido por el Ministerio del Interior de Ucrania en 2014, y transferido posteriormente a la Guardia Nacional.

Ocho años después, mientras los enfrentamientos en la región del Donbass no han cesado, y a las puertas de un posible enfrentamiento entre Rusia y Ucrania con la OTAN de por medio, no todos los norteamericanos expertos en geopolítica han cerrado filas con su gobierno. Menos aún cuando la amenaza de la violencia y el terrorismo de la extrema derecha es considerada ya la principal amenaza interna del país.

No son pocos los grupos y activistas neonazis europeos y norteamericanos (también españoles) que han visitado Ucrania estos últimos años para hacer contactos o recibir entrenamiento paramilitar. Algunos incluso participaron en la guerra del Donbass, insertados mayormente en el bando ucraniano, aunque en las filas contrarias también se detectó algún que otro neonazi o ultraderechista, sobre todo de origen ruso. Dentro de la extrema derecha también existe un sector más cercano a las tesis euroasianistas de Aleksandr Dugin, o que creen que la alianza con Rusia sería mejor que con los nacionalistas ucranianos, que tienen detrás a la OTAN y a los gobiernos de sus propios países. Aunque este sector es minoritario, no se puede obviar que existe.

De hecho, el propio Dugin ha sido invitado por neofascistas españoles a dar charlas en nuestro país en más de una ocasión. En el informe que publicó recientemente la Fundación Rosa Luxemburgo sobre la derecha radical en el Estado español, se dedicaba un capítulo a analizar los contactos de los neofascistas españoles con sus homólogos ucranianos y rusos. Intentar enmarcar este conflicto en el eje izquierda-derecha, no solo es complicado, sino a veces imposible.

Más allá de las responsabilidades del gobierno ucraniano por haber institucionalizado a las milicias ultraderechistas, no podemos obviar que tanto la UE como la OTAN no solo lo saben, sino que han participado activamente de su formación. Kuzmenko ya alertó en 2018 que la Academia Europea de Seguridad (ESA), una empresa con sede en la UE que ofrece programas de capacitación avanzada para profesionales de la seguridad, las fuerzas del orden y militares, había entrenado a miembros de Azov y a activistas neonazis vinculados a ataques o acoso a romaníes ucranianos, personas LGBT y activistas de derechos humanos, como Tradición y Orden, El Cuerpo Nacional y La Milicia Nacional.

Hace justo un año, una investigación de la televisión pública catalana desvelaba la presencia en Catalunya de un grupo con sede en Rusia conectado con el mundo de las artes marciales mixtas (MMA) sólo para personas blancas y organizaciones paramilitares establecidas en Ucrania: el Programa de Entrenamiento Padre Navidad (PPDM en sus siglas en ruso). Como vemos, los ecos del Este hace tiempo que llegan a nuestro país, aunque poca gente le preste la atención que debería tener.

Recientemente, en septiembre de 2021, el Institute for European, Russian and Eurasian Studies (IERES) de la George Washington University, publicaba un informe titulado Grupo de extrema derecha hizo su hogar en el principal centro de entrenamiento militar occidental de Ucrania en el que se demostraba cómo la Academia Nacional del Ejército, la principal institución de educación militar de Ucrania y un importante centro para la asistencia militar occidental al país, ha sido el hogar de Centuria, una autodenominada orden de Oficiales militares "tradicionalistas europeos" que tienen los objetivos declarados de remodelar las fuerzas armadas del país según líneas ideológicas de derecha y defender la "identidad cultural y étnica" de los pueblos europeos contra los "políticos y burócratas de Bruselas".

No se debe obviar la impunidad y las complicidades de los grupos ultraderechistas en este conflicto, pues su repercusión, tal y como alertan ya expertos en terrorismo,  incluso desde los propios Estados Unidos, acabará algún día por salpicarnos más allá del conflicto entre la OTAN y Ucrania con Rusia. Los neonazis que hoy ven allí una oportunidad para entrenarse y actuar podrán hacerlo algún día en nuestros respectivos países, como ya lo han hecho los yihadistas que han participado en las guerras de Siria o Irak. "Si no se controla, puede afectar a otros países al proporcionar un espacio y permitir el crecimiento de conexiones con personas y grupos de ideas afines. (…) Los servicios de seguridad occidentales deberían tomarse muy en serio a la extrema derecha en este momento, por ejemplo, en relación con la posible infiltración de dichos elementos en ellos", alertan también Alex MacKenzie y Christian Kaurnet desde el Departamento de Políticas de la Universidad de Liverpool y el Centro Internacional de Vigilancia y Seguridad, de la Universidad de South Wales, respectivamente.

Esto no se trata ya de posicionarse con uno u otro bando en este conflicto, sino de procurar por nuestra propia seguridad y nuestras propias amenazas internas, sobre todo cuando el terrorismo de extrema derecha no se ha tomado nunca en serio en España. Los avisos no son pocos, y la relación de nuestros neonazis con los grupos paramilitares ucranianos son sobradamente conocidos por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y los servicios de inteligencia. Ya en 2017, el periodista Joan Cantarero publicó una noticia en Público sobre el ofrecimiento de un grupo de paramilitares ultraderechistas ucranianos para defender la unidad de España ante el auge del independentismo y el referéndum del 1 de octubre.

Las guerras no son nunca la mejor opción, y hay que abogar siempre por otras vías de resolución de conflictos. Este conflicto, como todos, tiene numerosas lecturas, pero a quienes nos dedicamos a estudiar a la extrema derecha, este escenario nos obliga a advertir de lo que está sucediendo más allá de los despachos y de los movimientos de tropas a uno y otro lado de aquella no tan lejana frontera.