Dominio público

Cochinita Pibil entre los Pasos Perdidos

Sato Díaz

Jefe de Política de Público

Vista general del acto institucional por el Día de la Constitución, en el Congreso de los Diputados, a 6 de diciembre de 2022, en Madrid (España).- EUROPA PRESS

Ni quiso estar visible el martes Unidas Podemos en el toque de corneta militar cuando el izado de bandera, ni Vox aparecer en la celebración de la Constitución, que simula ser un acto democrático. Los soberanistas de izquierdas de las naciones sin Estado no participaron en el cumpleaños bajo el argumento de que la Carta Magna no es lo suficientemente democrática para que quepan sus aspiraciones. La ultraderecha no participó porque no le gusta quién gobierna y con qué apoyos lo hace, lo que votó la ciudadanía. Tercera fuerza política en el Congreso.

Las bandejas de jamón serrano empezaban a recorrer los pasos perdidos, las tablas de quesos todavía aguardaban en la retaguardia. También había aceitunas rellenas de vermú (qué cosa más rara). Los periodistas habían colgado sus gabardinas y las moleskine aguardaban en el bolso. Dicen que los corrillos del Día de la Constitución son atronadores; los cargos públicos y políticos, en su algarabía por los fastos por la democracia, cuentan lo que no deben contar y de ahí salen las exclusivas. En realidad, todo es un contexto concentrado. Lo que viene ocurriendo en las últimas semanas se concentra en un rato, los personajes que quieren protagonizar la obra se aglutinan en la misma sala, como si del casting de la película se tratara.

Y allí estaban Inés Arrimadas y Edmundo Bal, que antes de que salieran a escena los pinchos de brandada de bacalao ya habían evidenciado ante la prensa que no hay puentes y que lo que queda de Ciudadanos se desmorona en el poco calendario que queda de diciembre y el inicio del año nuevo. Ciudadanos, a cara de perro. Edmundo Bal quiere intentar crear un partido progresista (eso dice), Inés Arrimadas no puede desmarcarse de su talante conservador.

Cucharones de pulpo con acelgas, y de tartar de atún. Los pasillos que rodean por fuera el hemiciclo que acoge los plenos se conoce como la M30 del Congreso. El servicio de catering se apresuraba en acercar las viandas a la flor y nata de la sociedad española que festejaba los 44 años de la Constitución. Periodistas, políticos, empresarios, sindicalistas,

Alberto Núñez Feijóo se estrenaba como presidente del PP en un acto conmemorativo de la Carta Magna este martes en el Congreso. El líder conservador estuvo acompañado de su círculo más próximo, aquel que le acompañó desde Galicia, por la A6, hasta Madrid en su conquista de la zona noble de Génova el pasado mes de abril. "¿Quién me ha robado el mes de abril?", se pregunta Pablo Casado, de vez en cuando, en su salón.

Mientras Feijóo hablaba en el micrófono del patio del Congreso este martes, antes de Pedro Sánchez, antes del acto institucional en el que tomaba la palabra Mertixell Batet, sus principales barones aprovechaban para hacer corrillos con periodistas, robándole el foco. Competían Isabel Díaz Ayuso y Juan Manuel Moreno Bonilla.

Mini-berenjenas con queso, reducción de patatas alioli y bravas. Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda del Gobierno, estaba de fiesta, no tanto por la Constitución, sino por la encuesta publicada por Prisa en la que se evidencia que Sumar podría ser tercera fuerza política si consigue aglutinar a la izquierda española. Si no consigue convencer a Podemos, está en duda que pueda revalidar un Gobierno progresista la próxima legislatura. Sumar, según la encuestadora 40dB, es la principal fuerza de la izquierda "alternativa" hoy en día. Todo parece fácil, para la izquierda; y muy complicado, al mismo tiempo. Irene Montero se mantuvo contundente frente a los constantes abusos que la derecha vierte contra el Ministerio de Igualdad. La disputa en el seno de las izquierdas fue protagonista en el Congreso.

Llegan los deliciosos canapés de cochinita pibil. Y el cava, los pasteles y los sorbetes de piña colada. Y Pedro Sánchez estuvo hablando en un corrillo con periodistas más tiempo de lo que recuerdan los más veteranos del lugar. Dijo algo sobre malversación que ya habíamos publicado. Y que está dispuesto a revisar "técnicamente" la ley del ‘solo sí es sí’. A Sánchez no le salió disputa interna, no vino ni Javier Lambán, ni Emiliano García-Page...

Cochinita Pibil en el Congreso. Corrillos en el salón de Pasos Perdidos. Disputas a la interna y dibujos de lo que nos espera en el último año de legislatura. La Constitución, como buena tradición española, es un homenaje al rumor, al cálido encuentro entre dispares y al respeto entre quienes se alegran de volverse a ver tras una pandemia sin compartir vinos en las entrañas del Congreso.