Opinion · Postdatas

Luz y taquígrafos

Leo que una parte de la información incautada a la red del ex  inspector José Manuel Villarejo, en prisión por traficar con información y con la inmigración ilegal, quedará protegida por la Ley de Secretos Oficiales.

En concreto, cuentan que son todos los audios que afecten a la Seguridad del Estado: confidentes, pagos de fondos reservados, operaciones sensibles exentas de irregularidades

Ahora mismo, una decena de agentes de Asuntos Internos de la Policía están escuchando varios terabytes de este material altamente inflamable y emitirán informes para la Fiscalía y el juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea.

Hasta ahora sólo hemos conocido el audio en el que Corinna Sayn Wittgenstein cuenta que el Rey Juan Carlos I la había utilizado como testaferro para ocultar patrimonio junto al primacho real Álvaro de Orleans y Borbón.

O sea, el emérito tenía cuentas en paraísos fiscales, con especial predilección por Suiza, y hasta se acogió a la amnistía fiscal de Cristóbal Montoro.

Llegados a este punto, donde no sólo la Monarquía está tocada de las dos alas –también lo está el propio sistema democrático español que se ha prestado al enjuague, a lavarle los trapos sucios del monarca- cuidadín, cuidadín con el uso y abuso de la Ley de Secretos Oficiales.

Está bien que se proteja a agentes y a confidentes, pero poco más. Eso de que quieran incluir los pagos con fondos reservados y las operaciones sensibles no me acaba de convencer mucho visto lo visto.

De la misma forma, no comparto las reticencias del Gobierno a hacer pública la lista completa de los amnistiados por Montoro. Después de revelar la grabación de Corinna que el emérito se benefició de ella, no estaría mal conocer la identidad del resto de piratas para hacernos una idea más precisa del estado real del Caribe español en el arranque del siglo XXI.

En fin, en vez de tanta Ley de Secretos Oficiales y tanto secretismo, la sociedad española, tras conocerse que el Rey Juan Carlos I es presuntamente más golfo que su yerno, demanda luz y taquígrafos aunque el material haya sido grabado por un prenda lerenda como Villarejo.

Ya somos mayorcitos en términos democráticos. No es necesario que nadie nos tutele y nos diga qué asuntos nos conciernen o no. Somos ciudadanos, no plebeyos.

Si fluye la información, la mayoría estará a la altura; es decir, pedirá responsabilidades, jurará en arameo, exigirá dimisiones, pedirá penas de talego y un día…

Yo personalmente tengo una curiosidad cívica sobre estas grabancias (palabro fruto de la fusión de grabaciones y mangancias): ¿hay algún audio que aclare la trama política que promovió la inhabilitación del juez Baltasar Garzón?

Cabe recordar el destacado papel del magistrado andaluz en la instrucción de la Gürtel y el intento de sacar a las víctimas de las cunetas para enterrar de una vez por todas al franquismo.

Sí, estoy hablando de lucha contra corrupción y a favor de la memoria histórica, dos asuntos que han molestado especialmente a los ilustrísimos sinvergüenzas que nos han reinado y que nos han gobernado con guante blanco desde las cloacas de palacios y palacetes de esta España mía, de esta España nuestra.