Entre leones

#yocosocontraelvirus y la señora estupidez

El otro día, después de buscar y rebuscar por todas las farmacias en mi barrio, en Madrid, pude comprar unas mascarillas. Fue en una farmacia de la calle Princesa. Me llevé cuatro y pagué algo más de 16 euros la unidad.

Un atraco en toda regla, sobre todo porque las mascarillas ni tenían marca ni código de barras ni nada de nada. Como un conejo de campo, vamos. Me las dieron en una bolsita y vaya usted con viento fresco.

A tragar, y tragué.

Las mascarillas son un bien escaso, como lo son los desinfectantes o los guantes. Pero las mascarillas más si cabe. Los sanitarios que se juegan sus vidas y las nuestras piden sobre todo mascarillas, que es lo mínimo que se despacha en los EPis (Equipos de Protección Individual).

Pues bien, promovido por el Ayuntamiento de San Roque (Cádiz), una treintena de mujeres, procedentes de una antigua industria textil sanroqueña próxima a la Estación, se lanzó a fabricar mascarillas para abastecer, de entrada, a hospitales y residencias de ancianos del Campo de Gibraltar y Gibraltar.

Según cuenta el alcalde sanroqueño, Juan Carlos Ruiz Boix, en su cuenta de Facebook, fueron asesorados por personal del Servicio Andaluz de Salud (SAS), que aconsejó que las mascarillas fueran de TNT Polipropileno, un material muy especial. Aunque no hacía falta, decidieron ponerles dos capas, y aconsejaron lavarlas con un desinfectante determinado y a más de 65 grados antes de usarlas.

En apenas dos días, estas mujeres de #yocosocontraelvirus (uno de los podcast que las identifica) confeccionaron 3.000 mascarillas.

Pero mira por donde la delegada de Salud y Familia (Tradicional) de la Junta en la provincia de Cádiz desechó las mascarillas porque "no están homologadas", y aseguró que "no son necesarias en el SAS" porque quien debe tenerlas, las tienen porque ellos (el SAS)  se las suministran, según dice Ruiz Boix que le trasladó.

¿Por qué la Junta en vez de joder al personal no ayuda a homologarlas? ¿Cómo se puede despreciar una producción solidaria que puede superar las 100.000 mascarillas?

Ni que decir tiene que el hospital de Línea, del SAS, recibió más de un millar de mascarillas y numerosos organismos públicos en la zona se han beneficiado de esta iniciativa ciudadana para enmarcar en tiempos del coronavirus.

De la delegada de Salud y Familias de la Junta, María Isabel Paredes, resaltar que sigue en su puesto, que nadie la ha mandado a su casa por pura higiene política. Quizá incluso la premien por este acto de sectarismo en vena, por impedir que haya más mascarillas en la calle. Y así el presidente de la Junta, Juanma Moreno, pordrá seguir culpando al Gobierno de Pedro Sánchez de que no llegan las mascarillas, que ‘España nos roba’.

Lo mejor de todo es que ni el alcalde ni estas mujeres van a hacerle ni puñetero caso a la señora delegada y van a seguir confeccionando mascarillas para derrotar puntada a puntada a este bicho que nos está devorando bocado a bocado.

¡Ellas son también nuestras heroínas! ¡Muchas gracias por vuestra generosidad!¡Un millón de besos por vuestra resistencia al virus y a la señora estupidez!