¡Los españoles primero!… pero contra los 900 euros

Cuando la derecha abrió el debate de la inmigración y hablaba de avalanchas y de que nos iban a robar la patria, esa gente de derechas dijo que había que cerrar las puertas a los inmigrantes, porque nuestros pobres estaban primero, que había que atender en primer lugar a los españoles. Ahora que acabamos de acordar una subida del salario mínimo a 900 euros, esos mismos dicen que van a hacer todo lo imposible para impedirlo. O que es suicidarnos. O que España se hunde. Los que regalaron 60.000 millones a los bancos. Es mentira que les interese la suerte de los pobres. Sean de donde sean.

Para ser de derechas solo necesitas tres cosas: egoísmo, cobardía y capacidad para desentenderte de la suerte de los demás. Hay gente que vota a partidos de derechas pero en el fondo no son de derechas porque tienen compasión, les duelen los demás y no son capaces de mirar para otro lado cuando alguien necesita ayuda. Los de derechas de verdad son mala gente.

Hay algunos que en su rabia mal procesada quieren ser muy de derechas como quien quiere ser más alto o tener el pene más largo. Todo lo quieren más grande para hacer más daño. Son mentirosos, arrogantes y les importan los demás una higa.

En España, uno de cada tres hogares no puede afrontar gastos imprevistos, Si viene un hijo, un accidente, un pago inesperado, caen en la pobreza. Y ahora que empieza el frío, uno de cada diez no va a poder encender la calefacción. Los pobres en España lo son porque no pueden afrontar los alquileres, la luz, el transporte, las tasas. Cuando se plantea regular esos sectores, los que dicen ¡Los españoles primero! están en contra. Sus intereses son los de las grandes empresas. Son mayordomos de los ricos.  Porque su mirada siempre es de clase. Dicen “pueblo” y mienten.

A la derecha cobarde que se le llena la boca de España, le sobra media España.  Esa derecha es la que trajo aquí a las tropas moras en el 36 para violar españolas, es la que entregó las bases, suelo español, a los norteamericanos, es la que trajo a una dinastía extranjera, los borbones, a reinar en España, y es la que ahora pide que Bruselas tumbe la decisión de mejorar la vida de la gente pobre en España.

Porque los españoles les importan una mierda y España solo la entienden cuando es suya. Por eso roban a España con la pulserita en la muñeca. Casado, que forma parte de esa derecha eterna, acaba de decir que después de la romanización, la mayor gesta de un país en el mundo fue la conquista de América. Y que se hizo con capital del Ibex 35. Una conquista católica, privada, monárquica, imperial y eterna. No es extraño que terminara en genocidio. España como nación no existía pero da lo mismo. Casado necesita colocar a España muy lejos para que nadie la vea. Podría haber sacado pecho de los premios Nobel que nos corresponderían por ser la cuarta economía del euro, o de las universidades que vamos a colocar entre las 100 mejores, o de los libros nuestros que se traducen a otras lenguas o de las patentes que registramos. Pero claro, a Casado, que le regalaron la carrera, que falsificó el máster, hablar de logros académicos le queda lejos. Cada vez que oye And the winner is… Casado grita ¡Viva el Rey! Y a otra cosa mariposa.