Luna Miguel

Retiro porque me toca

Hablo sin datos: hablo desde el corazón. Porque creo que no es que cada vez se compren menos libros, sino que cada vez hay más novedades y así, claro, es imposible. Y no me quejo: me encanta que haya libros, me encanta mirar las novedades de Mondadori y Pre-Textos y no dar abasto, pero claro, al final uno tiene que elegir ¿leo a Gopegui o a Pron? ¿Leo a Yeats o a Molina? ¿Cuál me compro? ¿Cuál me será más rentable?

Y luego, encima, vas a la Feria del Libro de Madrid y te encuentras con más de 300 casetas, de las cuales, sí, de acuerdo, sólo te interesan unas 20 y el resto de la gente te estorba y quieres ir de Demipage a Libros del Silencio o de Anagrama a Seix Barral, o de Gadir a Casa del libro, donde tal o cuál está firmando sus libros, y tú eres muy fan y quieres que te lo firme, entonces corres, corres, corres mucho: pero te chocas con tres familias, te atropellan cuatro cochecitos de bebé, y esas chicas tan monas que reparten folletos de libros infantiles, y la cola de Vargas Llosa te da un poco igual, y te encuentras a Íker Jiménez y te hace más ilusión que el libro de Françoise Sagan que acabas de sobar en la última caseta.

Qué calor, qué calor, la cerveza cuesta dos euros cincuenta y los helados están un poco más caros de lo normal, y hablo sin saber, y hablo desde el corazón, pero ¿a que no hay cojones de ir con un billete de cien a la Feria del Libro de Madrid? No habrás pasado de la 120 y seguro que ya te lo habrás gastado todo. Dejen de publicar libros, joder, dejen de publicar libros buenos, señores editores, van a hacer que nos muramos jóvenes, van a hacer que nos enganchemos a su buena mierda. Les odio. De verdad que les odio.

-----------
He corregido la entrada: estaba de viaje y no he podido subirla yo como hago habitualmente. Algunos de los nombres de las editoriales estaban mal. Sorry.