Merienda de medios

La casa común de Rosa Díez

Hay preguntas sin respuesta –a saber: ¿por qué las semanas fantásticas de El Corte Inglés duran un mes y La hora de Federico casi dos?– y otras que se responden por sí solas. ¿Por qué 450.000 personas han votado a Rosa Díez o a su álter ego con pajarita en las elecciones europeas? Pues porque hay gente de izquierdas que están hartos de que el PSOE sea más nacionalista que Pujol y gente de derechas que no creen que el aborto sea un asesinato ni que Rouco pueda dar lecciones de lo que debe ser la familia. Estaban sin partido y lo han encontrado. ¿Significa esto que Rosa Díez es un gas que ocupa cualquier espacio vacío? Ya se verá, pero de momento tiende a subir.
Haber conseguido 150.000 votos más que en las generales de hace un año con una participación 20 puntos más baja y situarse como la tercera fuerza política en 32 capitales con sólo dos años de existencia tiene su mérito. Tanto, que a Julia Navarro en el Diario de Ibiza le resultaba "milagroso", en vista "de lo mucho que les han ninguneado los medios públicos de comunicación, además de algunos medios privados, y de no disponer de los medios materiales del resto de los partidos".
Sobre lo del ninguneo hay opiniones. De hacer caso a José Antonio Vera en La Razón, si Rosa no hubiera sido la niña mimada de Losantos&Ramírez, la otra niña, la de Rajoy, hubiera ganado de forma más contundente. "Pero ya se sabe que muchos de los que ayer pedían el voto para la ex consejera del Gobierno del PNV de Ardanza se apuntarán en breve al carro de la victoria mariana. Tal es el morro del
personal".

Y sobre lo del mérito también hay quien discrepa. Al parecer, según explicaba Enric Company en la edición catalana de El País, cualquiera llena una urna si se declara mártir del compás nacionalista. "(Se) demuestra una vez más que se puede obtener fácilmente muchos votos en Madrid y otras zonas de la España castellana si en ellas se predica que en Galicia, Euskadi, Cataluña y Baleares se margina a los
castellanohablantes, por mucho que eso no se corresponda con la realidad".

El candidato Wagner
Resaltaba Luis del Val en El Periódico de Extremadura que pocos de los votantes de UPyD sabrán quien era su candidato, Francisco Sosa Wagner, porque la suya parecía "la lista para la política after hours". Su secreto quizás radique en su segundo apellido. A Woody Allen ya le ocurría. Era escuchar a Wagner y entrarle ganas de invadir Polonia.