Merienda de medios

El sudoku y el póker

De la nueva financiación autonómica no se conoce una cifra, aunque sí algunas de sus coordenadas. A saber: Catalunya recibirá por encima de la media; Andalucía, más que ninguna; Madrid no tendrá queja; a Canarias y Baleares se les primará la insularidad; a Castilla-León, el territorio, y a Extremadura se le compensará por pobre o por occidental. Con dinero, el sudoku que decía Solbes lo cuadraría un lactante pero, como pinta en bastos, a unos se les ha puesto cara de póker y a otros de mala leche. La solución -según Zapatero– en 30 días.
Explicar los entresijos de la financiación requeriría de un proceloso tecnicismo, y por eso se agradece el esfuerzo conceptual desplegado en Onda Cero por Carmen Gurruchaga: "El Estado de las Autonomías está mal parido porque cambiamos cada dos años la financiación, y esto es un despelote –perdón por lo de despelote– y así no puede ser, porque cada dos años vamos a estar con este cristo". Mucho mejor, ¿verdad?

Más que a una negociación asistimos a un thriller psicológico. "Conviene que Cataluña quede formalmente descontenta para que las demás autonomías, que miran con desconfianza la avidez catalana, no se sientan maltratadas", explicaba Pedro Villalar en el Diario de Mallorca. Bastaría una sonrisa de Montilla para mandar todo al traste "porque si alguien ve que el vecino salta de alegría, terminará creyendo inevitablemente que ha sido engañado". Pero, reconozcámoslo, Montilla es de los que no se ríen ni con una escalera de color.

Aun así, hay muchos convencidos de que "el presidente se pasará delicadamente la deuda y el déficit por el arco del triunfo para llenar de dádivas y mercedes a sus electores catalanes", dicho sea a la académica manera de Luis María Anson en El Mundo. No es el único: "En España es una Generalitat de izquierdas y un Gobierno socialista quienes abanderan una financiación autonómica que, en resumidas cuentas, dará más al que más tiene", advertía Carlos Luis Rodríguez en El Correo Gallego.

Cuestión de dinero
¿Tiene Zapatero entre sus planes "favorecer a Cataluña y Andalucía (...) los dos graneros electorales de los socialistas", como denunciaba José Aguilar en el Granada Hoy? ¿Debemos esperar algo tan burdo? ¿Acaso no han salido todos nuestros reyes de taifas muy satisfechos de su visita a la Moncloa? El dinero recuadra los círculos y, cuando se trata de dinero, todos somos de la misma religión, que decía Voltaire.