Multiplícate por cero

Palo a los ayuntamientos por las cuentas

Lograr la transparencia de las administraciones y de las cuentas públicas es un buen objetivo. Cómo se logre es lo que puede plantear dudas. Ayer, Hacienda retuvo los pagos mensuales a los más de mil ayuntamientos que no han presentado la liquidación presupuestaria. Es legal y se hace por un buen fin. Pero, como todo, tiene dos caras.

No hay nada de ejemplificante en que los funcionarios de pequeños ayuntamientos no vayan a cobrar este mes o que los proveedores vean cómo se retrasa aún más el pago de sus servicios.
Se dirá que han tenido tiempo de sobra para cumplir.Pero este ha sido año de elecciones y han cambiado muchos ediles. Como en Gaucin, pueblo malagueño de 1.800 habitantes, donde este mes le faltarán 18.000 euros para pagar las nóminas. Según el alcalde, la secretaria del Ayuntamiento se fue de vacaciones ebn septiembre sin hacer la liquidación ni avisar de que había que presentarla. Ella ha sido suspendida de empleo y sueldo, pero sus compañeros no saben si cobrarán. En otro pueblo, la enfermedad del contable es la razón del retraso. Tal vez un préstamo a corto plazo les saque del apuro, aunque no es fácil obtenerlo. Claro que el ICO podría constituirse en una tabla de salvación para muchos de ellos.

Esto demuestra que existen ayuntamientos demasiado pequeños para poder desarrollar sus obligaciones con profesionalidad. La fusión de municipios permitiría, como en las empresas, sinergias y una mayor eficiencia. En este trance de pagos retenidos por no presentar a tiempo la liquidación presupuestaria (un asunto meramente contable) no hay capitales de provincia ni grandes ciudades. De haberlas habido ¿se hubiera aplicado también aquí el too big to fail (demasiado grandes para caer) de la banca?

Por otro lado, si el Ministerio de Hacienda ya se ha decidido a dar un golpe sobre la mesa y exigir que se cumplan los plazos en la presentacion de cuentas, también debería trasladar tanto a comunidades autónomas como ayuntamientos la misma transparencia que se le exige al Estado. Esto es, que igual que Hacienda presenta mensualmente la ejecución presupuestaria y vemos mes a mes cómo va el déficit público de la administración central, las autonomías y los municipios presenten mensualmente sus cuentas. Esto también sería un avance en transparencia. Casi más que el presentar a tiempo una vez al año.