Otras miradas

La Bestia

La ultraderecha, o sea VOX, es la Bestia. Así de claro y así de demostrado históricamente. La extrema derecha es la Bestia y qué poco tiempo nos ha costado acostumbrarnos a ella.

La Bestia se revuelve contra los Derechos Humanos y les opone la promesa de dolor y devastación.

La Bestia se revuelve contra la ardua lucha por eliminar la violencia machista y le opone su ridícula y rabiosa virilidad, su ignorante misoginia, la mentira, el oprobio y el maltrato impune.

La Bestia se revuelve contra la hospitalidad y la acogida y les opone la promesa de muros, dolor y abandono a la muerte.

La Bestia se revuelve contra la concordia y el diálogo pacífico y le opone pistolas.

El presidente de Vox, Santiago Abascal, rodeado de sus militantes y simpatizantes, en el mitin de la campaña del 28-A celebrado en el Museo de las Ciencias de Valencia. EFE/Manuel Bruque
El presidente de Vox, Santiago Abascal, rodeado de sus militantes y simpatizantes, en el mitin de la campaña del 28-A celebrado en el Museo de las Ciencias de Valencia. EFE/Manuel Bruque

La Bestia se revuelve contra la lucha por el equilibrio entre comunidades y le opone sometimiento, represión y ocupación.

La Bestia se revuelve contra el trato digno a los animales y le opone la tortura, las balas las espadas, la muerte.

La Bestia se revuelve contra el derecho de la mujer a su propio cuerpo y le opone castigo y culpabilización.

La Bestia se revuelve contra la posibilidad de que cada ser humano pueda optar por su sexualidad y su identidad y le opone condena y escarmiento.

La Bestia se opone a la libertad de pensamiento y a la construcción culta y aconfesional y le opone oscurantismo, superchería y rechazo a la Ciencia.

La Bestia se revuelve contra una sociedad, la nuestra, que empieza al fin a saldar cuentas con la dictadura asesina y brutal de Francisco Franco y sus secuaces y le opone la vuelta al franquismo, el dolor, el crimen y el ensalzamiento de los criminales.

Las Bestia ya tiene en España el apoyo de más de dos millones de personas, y 24 escaños en nuestro Parlamento, ese Congreso que es de todos, de todas. Nadie esperaba hace solo un año que llegara a caminar a lomos de tantos fieles. Y aún hay algunos a los que les parece que no es para tanto.

Qué pronto nos hemos acostumbrado a su presencia, a su ferocidad, a sus zarpazos. Sólo espero que con la misma rapidez asumamos qué partidos están dispuestos a caminar a su lado, el Partido Popular y Ciudadanos. Y qué medios le han dado aliento.

Mientras tanto, la Bestia sigue revolviéndose.