Otras miradas

'Jurassich Fach'

Seguro que no lo sabéis, pero la sfacciatezza está causando furor este verano. Tiene nombre de nuevo sabor de helado, pero es un vocablo latino que proviene de facies -caras-, y se traduce como descaro, desvergüenza o desfachatez.

Porque la desfachatez es paradójicamente tendencia entre los fachas; está tan de moda como condenar las dictaduras extranjeras y justificar las propias.

Porque en esta "Semana Fanática" del 18 de julio los franquistas han salido en tromba del armario, o más bien del mausoleo, para aprovechar las altas temperaturas y ponerse descaradamente cara al sol.

Hemos leído a Agustín Rosety, general retirado, diputado en el Congreso por Vox y portavoz de la Comisión de Defensa escribir en Twitter: "Que no. Que no fue un golpe militar. Que fue media España que se alzó contra la otra media porque estaba siendo agredida. Igual que estáis haciendo ahora, ¡sectarios!"

Declaraciones tan burdas, tan groseras y perceptibles a simple vista que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid las desestimaría.

Pero no sólo eso, en esta semana de bochorno, meteorológico e ideológico, hemos escuchado a Rafael Arias Salgado, ex ministro y ¿diplomático?, llamar "hijo de puta" a Rutte, el primer ministro holandés; y a Ignacio Camuñas, otro ex ministro, decir, y pongo las declaraciones literales porque son difíciles de creer si no se ven entrecomilladas, que "si hay un responsable de la Guerra Civil directamente es el Gobierno de la República. Un golpe de Estado no es lo que ocurrió en 1936…Creo que es mejor olvidar el pasado y no seguir pretendiendo que la derecha es la culpable del 36, y de la Guerra Civil. Eso es mentira".

Las dos declaraciones hechas a pocos centímetros de la sonrisa colaboracionista de Pablo Casado, el jefe de la oposición de ese partido del que usted que habla y que ha gobernado en varias ocasiones en democracia en nuestro país.

Si ahora entrara Tejero pistola en mano en el Congreso para intentar acabar con esta democracia que, como siempre que gobierna la izquierda, va provocando, habría una gran parte de la bancada de la derecha que sólo se agacharía en su escaño para coger impulso y hacerle la ola al golpista.

Son el chiste del conductor que va en su coche por la autopista y escucha por la radio que hay un loco circulando en sentido contrario y dice: "¿Uno? Si todos lo que vienen hacia mí van en sentido contrario".

Me da la sensación de que vivimos en un Parque Jurásico, donde accionistas y empresarios con muchísimo dinero y poquísimos escrúpulos se han empeñado, sabiendo que acabará muy mal, en resucitar a un grupo de dinosaurios que ya creíamos extinguidos hace tiempo.

España es "Jurassic Fach", un parque temático para dinosaurios fachas.

Una franquicia, nunca mejor dicho, con títulos tan explícitos como El mundo perdido o El reino caído, donde se les da a muchos consumidores lo que piden en estos tiempos cambiantes y duros: animales más grandes, más ruidosos, con más dientes.

Aunque en este parque temático tenemos más especies herbívoras que carnívoras, aunque las carnívoras, como ya hemos visto últimamente, llaman más la atención.

La mayoría de estos dinosaurios franquistas como el brachiosaurus, son inofensivos, se limitan a abrevar en sus puestos en organismos oficiales, universidades, chiringuitos y mamandurrias variadas.

El peligro que tienen es que pueden matarte por falta de meritocracia o incompetencia.

Pero si recorremos el parque pronto descubrimos a otro tipo de dinosaurios más peligrosos; uno de los más populares es el lagarto que parece inofensivo por su aspecto, pero despliega una corona como si fuera un pavo real y ataca escupiendo a sus víctimas desde la distancia, su nombre es dilophosaurus, pero lo llamaremos Teo, por abreviar.

Y más tarde descubriremos a los peligrosos velociraptores, más rápidos, letales e inteligentes; en nuestro país su hábitat natural son los medios de comunicación: direcciones y columnas de panfletos, programas de televisión, tertulias y mesas camillas.

Son letales y muy peligrosos porque no tienen escrúpulos y atacan siempre en manada y se aprovechan de su superioridad numérica.

Pero, sin duda, los más peligrosos son los Tiranosaurios, los partidarios del tirano, a los que para abreviar llamaremos T Vox, que arrasan con todo a su paso y que se han convertido en un verdadero peligro por su salvajismo y su ferocidad, aunque hay esperanza y aunque dejen víctimas por el camino la humanidad siempre acaba ganando.

Además los últimos estudios nos dicen que, al contrario de lo que se pensaba, fundamentalmente son unos animales carroñeros más que cazadores y que lo más dañino para sus presas es su saliva, que es un patógeno.

Pero es verano, acabemos esta columna veraniega con un pensamiento refrescante, como diría el personaje de la saga, la doctora Ellie Sattler (Laura Dern): si "el dinosaurio se come al hombre…la mujer hereda la tierra".