Otras miradas

Ayuso convierte la educación infantil en un bien de lujo

María Pastor

Portavoz Adjunta del GP de Más Madrid en la Asamblea de Madrid

.- Bruno Thevenin

En la Comunidad de Madrid existe un problema evidente con las plazas de educación infantil públicas. Con su ausencia, en concreto. La situación es tan crítica que cualquiera que haya sido padre o madre en nuestra región ha experimentado la preocupación que supone conseguir una plaza en una escuela infantil pública y la angustia de saber que lo más probable es que tu única opción sea una escuela privada a 500 euros al mes. La libertad de elección en los primeros años de nuestros hijos e hijas es un derecho que depende fundamentalmente de nuestra cuenta corriente.

Por desgracia, ante las miles de familias que se quedan cada año sin una plaza pública, estas semanas hemos conocido los planes del gobierno de Ayuso para esta etapa educativa fundamental: eliminar plazas públicas de 3 a 6 años y aumentar el dinero destinado al "cheque infantil" para ir a una escuela privada como exigencia de Vox  para aprobar los presupuestos de Ayuso.

¿Qué supone realmente estas dos medidas? Principalmente, un ataque a la libertad de las familias para elegir la educación para sus hijos e hijas y un deterioro de la calidad educativa en infantil.

Con la eliminación de las plazas de 3 a 6 años de las escuelas infantiles públicas para convertirlas en plazas de 0 a 3, en Madrid tendremos las mismas plazas públicas que antes, pero habrán eliminado el modelo 0-6 de la oferta pública. No es un modelo muy extendido (apenas 10 de las 135 de titularidad pública lo son), pero cuenta con 20 años de trayectoria, con el reconocimiento pedagógico y con el apoyo de las familias que llevan a sus hijos e hijas a estas escuelas. A pesar de todo ello, a partir de ahora, las familias que elijan llevar a sus hijos e hijas a escuelas 0-6  sólo podrán hacerlo pagando.

Si existe un problema de plazas públicas como se demuestra cada curso, lo lógico sería destinar dinero para construir escuelas infantiles públicas con plazas suficientes para dar respuesta a la demanda y no eliminar, además,  la etapa 0-6. Sin embargo, la política del Partido Popular es exactamente la contraria: no sólo hace años que no construye ni una sola escuela infantil pública (teniendo la competencia en educación) sino que ese dinero lo destina cada año a financiar el cheque infantil para aquellas familias que eligen (si es que no tener plaza pública y tener que irte a una escuela privada sí o sí se puede llamar elegir) una escuela privada.

Ataque a la libertad de las familias a elegir

En los últimos 10 años el Partido Popular ha destinado 352 millones de euros al cheque infantil, una media de 35 millones al año para financiar a una gran mayoría de los que se quedan sin plaza pública y se ven obligados a ir a una escuela privada. Para hacernos una idea de la dimensión, la construcción de una escuela infantil con 150 plazas durante el gobierno de Carmena estaba en torno a 3 millones de euros. Con esos 352 millones podríamos haber construido 117 escuelas infantiles y 17.600 plazas públicas en 10 años. Y sin embargo, 352 millones de euros después, las familias siguen sin poder elegir su plaza pública en la región de la libertad porque el Partido Popular no ha querido construirlas.

Estamos a la cola en inversión en educación y la única Comunidad Autónoma donde hay más centros concertados y privados juntos que centros públicos, según el informe anual del Consejo Escolar del Estado. Somos una anomalía en toda España. Y lejos de haber una rectificación en sus políticas, el Partido Popular sigue cavando el hoyo como demuestra el acuerdo firmado con VOX. "Esto es lo que las familias quieren: libertad" nos dicen cada vez que les confrontamos. Pero la realidad es que cuando te eliminan las plazas de escuela infantil públicas, están eligiendo por ti. Cuando en tu barrio no construyen un instituto público y sólo hay concertados, están eligiendo por ti. Cuando tu gobierno invierte más en pagar la educación privada que en garantizar plazas públicas, están eligiendo por ti. Cuando la única diversidad que tienes para elegir es la de la cantidad de dinero que vas a tener que gastarte para lograr una educación de calidad para tus hijos e hijas, se le puede llamar de todo menos libertad.

La eliminación de plazas y el aumento paralelo del cheque infantil muestran tanto el desprecio y maltrato a la etapa educativa infantil como el propósito del gobierno de Ayuso a la hora de gestionar lo público.  El sectarismo del Partido Popular hace que sólo entiendan los servicios públicos como herramienta para fortalecer al sector privado. Del mantra "colaboración público-privado", la única colaboración que existe es la del sector público para sostener al privado. Para la educación infantil pública, lo único que tienen el Partido Popular es "bueno, de verdad, hasta luego, paso".

Ante la eliminación de las plazas 3-6, las familias y la comunidad educativa se han movilizado para reclamar el derecho de sus hijos e hijas a una educación de calidad en donde ellos han elegido: escuelas infantiles públicas 0- 6.  Y desde la Asamblea de Madrid, Más Madrid y Verdes EQUO hemos introducido una enmienda en los presupuestos para mantener y potenciar las escuelas infantiles públicas 0-6. Además, hemos propuesto la construcción de más de 1.500 plazas públicas al año durante los próximos 6 años, hasta llegar a 10.000 antes del final de la próxima legislatura, para cubrir la demanda que existe en la actualidad.

Las familias madrileñas queremos elegir la educación de nuestros hijos e hijas, con plazas públicas suficientes y con proyectos educativos que pongan la educación y a la infancia en el centro. Ahora sólo necesitamos un gobierno que crea en ello y nos lo garantice.