Otras miradas

Galicia arde en silencio

Xosé Santos

Agente forestal y portavoz de las asociaciones Amigos da Terra y Amigas das Árbores

Incendio forestal cercano a la localidad de Bustelo (Pontevedra), que tuvo que ser desalojada por la cercanía de las llamas. EFE/ Brais Lorenzo
Incendio forestal cercano a la localidad de Bustelo (Pontevedra), que tuvo que ser desalojada por la cercanía de las llamas. EFE/ Brais Lorenzo

La Galicia vaciada, olvidada, marginada... La Galicia del interior se está calcinando en silencio.

En estos tres últimos días ardió Pena Trevinca, con las llamas entrando en la corga del Teixadal de Casaio, una joya botánica única en Galicia y muy destacable a nivel europeo.

¿Sabemos si queda algo del Macizo Central ourensano? Anteayer, 10 de agosto de 2022, se juntaron tres incendios: el de Camba-Invernadeiro,  el de Queixa y el de As Taboazas, un fuego inmenso descontrolado "fuera de capacidad de extinción" que siguió quemando el Parque Natural O Invernadeiro, la Serra de Queixa, la de San Mamede... Un fuego que bajó hasta la mítica Edreira.

Miles de hectáreas calcinadas y arrasadas de los ecosistemas de más valor de Galicia: parques naturales, zonas de especial protección de aves, Red Natura 2000, zonas de especial Conservación...

En los medios autonómicos y estatales prevaleció el silencio. Nadie dijo nada. Se destacaron dos incendios en Castilla y León, uno en Gironde (Francia), el intento de rescatar a una beluga en el río Sena cerca de París.... ¡Ah!, y la ración de pulpo mas grande del mundo en la Feira do Polbo en O Carballiño.

Galicia calcinada y arrasada en silencio. Que nadie se entere, que la sociedad siga disfrutando del verano mas fresco que vamos a tener desde ahora en adelante. ¡Que lástima que frente a la destrucción de nuestro patrimonio natural no seamos capaces de reaccionar!