Ahora que no nos oye nadie

Contra los bulos y la mentira, periodismo abierto y para todos

Mujer leyendo un periódicoTras la aparición del coronavirus en nuestras vidas, estamos asistiendo a un incremento de los bulos, rumores y mentiras. Muchos de ellos son difundidos por la extrema derecha, sus influencers y sus redes. Este proceso debilita la democracia al confundir ruido con información. Y eso es precisamente lo que buscan.

Paralelamente, vemos cómo algunos medios de comunicación solventes ponen un candado a sus informaciones para fomentar el pago. Lo hacen porque el periodismo lleva años en crisis, y ahora, con el desplome publicitario a raíz del coronavirus, todos los periódicos estamos al límite. Entendemos sus motivos porque también los sufrimos, pero nosotros, en Público, estamos comprometidos a buscar otras soluciones. Creemos que el derecho de los lectores a una información independiente y de calidad tiene que estar por encima de todo. 

Y nos preocupa mucho ese derecho. Nos preocupa que existan espacios abiertos a la desinformación, apoyados económica y mediáticamente por poderes que nunca los dejarán caer; lo llevamos constatando desde hace años. Es algo que nos genera una enorme inquietud, porque cuando la gente no puede distinguir claramente la verdad de la mentira, los discursos cargados de odio y la desinformación acaban entrando sin filtro en miles de hogares. 

En Público entendemos el periodismo como un servicio público, básico para el buen funcionamiento de cualquier democracia. Por eso nuestras noticias están abiertas, tanto que todas incluyen una herramienta (TJTool) que te permite comprobar el nivel de transparencia informativa de cada una de ellas. Y así van a seguir estando. Ponemos nuestro periodismo a vuestra disposición, de la ciudadanía, aunque hacerlo suponga también un riesgo económico para Público.  

En estos tiempos tan complicados, y ante la grave crisis económica, política y social que ya tenemos encima, el periodismo valiente e independiente va a ser más necesario que nunca. No podemos dejar a millones de personas atrás, no podemos permitir que la manipulación y la invisibilización de las noticias rigurosas acabe convirtiéndose en una norma, y no en la excepción.. 

Creemos que debemos rebelarnos ante la sola posibilidad de que el periodismo en nuestro país sea dirigido por intereses ocultos que manejan a su antojo a ciertos medios para conseguir sus objetivos. Y para ello necesitamos el apoyo de las personas que nos leen y confían en nosotros. 

Por eso te pido personalmente que te suscribas a Público por 6 euros al mes. Y te pido que lo hagas no solo por nosotros o por ti, sino sobre todo para garantizar el derecho a una información veraz para miles de personas que la necesitan y que no pueden permitirse pagar por ella.

Si ya formas parte de La República de Público, también tienes un papel esencial en combatir la desinformación: te pido que nos ayudes a difundir esta llamada entre tus seres queridos y a través de tus redes sociales. Cuantos más seamos, mejor haremos frente a esta lacra de la mentira y la manipulación. 

Únete a nosotros para que las fuentes de información no sean bulos y mentiras.