Ahora que no nos oye nadie

Atrapados entre Ayuso y Sánchez

A día de hoy la mayoría de las zonas básicas sanitarias de Madrid registran más de 400 contagios acumulados en 14 días por 100.000 habitantes.

El ministerio recomienda confinar por encima de los 500 contagios. Alemania confina por encima de los 50. Y prestigiosos epidemiólogos afirman que por encima de 100 contagios la situación ya es preocupante.

Incidencia acumulada 14 días por 100.000 habitantes en Comunidad de Madrid por área sanitaria. https://comunidadmadrid.maps.arcgis.com/apps/PublicInformation/index.html?appid=7db220dc2e0a40b4a928df661a89762e

Estos son los datos. Ahora vamos a algunos hechos.

Hace una semana, en lo que podríamos llamar el viernes de la anunciación, Moncloa nos informó de que Pedro Sánchez iría a la sede de la Comunidad de Madrid a reunirse con Ayuso y ofrecerle la colaboración del Gobierno central.

Ese mismo viernes de la anunciación, Ayuso impuso restricciones a la movilidad en 37 áreas sanitarias de Madrid ubicadas en los barrios obreros. Se les permitía ir a trabajar usando el transporte público. Ese en el que los trabajadores van hacinados cada mañana, y en el que según el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, no se ha producido ni un solo contagio.

Pues bien. Este lunes se celebró la tan cacareada reunión. No fue lunes de anunciación, porque de esa reunión no salió NI UNA SOLA de las medidas que pudieran frenar el avance del coronavirus en Madrid. A cambio, Ayuso y Sánchez escenificaron una especie de entente cordial flanqueados por 24 banderas de España y Madrid, y nos dijeron que se reunirían más y crearían un grupo de trabajo.

Durante esa comparecencia, Ayuso aseguró que no hay médicos en España y que por eso no puede contratarlos. Y pidió apoyo a Policía y Ejército para poder realizar los tests rápidos (y no digo cifra porque cada día cambia), esos tests que los científicos dicen que no sirven prácticamente para nada.

Ayuso explicó también que seguía en marcha la construcción de un hospital para pandemias, aunque no aclaró para qué demonios queremos un hospital para pandemias si no hay médicos que puedan atenderlo. A día de hoy ni siquiera podemos ir al centro de salud porque no hay personal suficiente y están desbordados.

Horas después de decir que no había médicos en España, la Comunidad de Madrid pidió médicos voluntarios para el hospital de Ifema. Voluntarios. ¿En qué quedamos? ¿Hay o no hay médicos? ¿O de lo que estamos hablando es de que los médicos quieren incluso cobrar y poder vivir de su salario, ese lujo al que los humanos nos hemos malacostumbrado?

Al día siguiente, el martes, el ministro de Sanidad recomendó a la población de Madrid restringir al máximo su movilidad. El jueves (ayer) dijo que "vienen semanas duras en Madrid".

Un día después, el viernes que sí iba a ser el de la anunciación de medidas, Madrid nos comunica en rueda de prensa que se amplían las restricciones a ocho zonas más. Y en rueda de prensa paralela, Illa dice que han recomendado a Ayuso confinar la capital y todas aquellas zonas que superen una incidencia acumulada de 500 contagios por 100.000 habitantes, pero que la Comunidad de Madrid ha hecho caso omiso.

Volvamos a los datos del principio: a día de hoy la mayoría de las zonas básicas sanitarias de Madrid registran más de 400 contagios acumulados en 14 días por 100.000 habitantes.

Señora Ayuso, señor Sánchez. ¿Saben a qué suena todo esto? A tomadura de pelo.

En marzo la pandemia nos cogió a todos por sorpresa, Gobierno central, gobiernos autonómicos y ciudadanos. Ahora ya no.

Se nos insistió en la necesidad de contratar rastreadores. La semana pasada había 800 rastreadores en Madrid frente a los 1.300 que serían necesarios (unos 20 por 100.000 habitantes).

Desde el 5 de agosto la curva de contagios no para de dispararse en Madrid.

Elaboración propia.

En un mes se ha triplicado el número de ingresados por Covid en los hospitales (rozamos los 4.000).

Elaboración propia.

Hay más de 400 ingresados en las UCI por coronavirus.

Elaboración propia.

Los centros de salud están colapsados.

¿Y saben quiénes pagamos el pato de este despropósito? Los ciudadanos, que estamos atrapados en medio de sus rifirrafes políticos, viendo cómo las terrazas de los bares se llenan este viernes por la tarde al mismo ritmo que crece nuestro miedo, no ya a contagiarnos de covid, que también, sino a tener cualquier problema médico y vernos de nuevo desamparados.

Les pagamos para que gobiernen. Déjense de idas y venidas, y protéjannos de este espanto. Ayuso ha tenido siete meses para hacerlo. Vistos los resultados, Señor Sánchez, parece hora de tomar las riendas.