Carta con respuesta

Patrón de yate

En relación con el nombramiento del magistrado Carlos Dívar, en la portada del periódico ‘El País’ le tachan de qué se trata de un magistrado "muy religioso", subrayando que tiene fuertes creencias, como si creer, y especialmente creer con convicción, le hiciera menos apto para el cargo. Pues yo pienso todo lo contrario, que la noticia debe darnos cierta dosis de satisfacción, por abrir un atisbo de esperanza en lo que puede ser la futura gestión del órgano de gobierno de los jueces. ¿Habría recibido las mismas críticas si fuera ateo o militante del PSOE?

NIEVES JIMÉNEZ MADRID

Oiga, ¿usted sólo lee los titulares? En El País no "le tachan" de "muy religioso", ni insinúan que eso le haga menos apto para el cargo. Lo que afirman es que eso, por sí solo, no le hace idóneo. Lo que dicen, de forma muy clara (cuando uno lee sin intención torticera y hasta el final), es que este juez "nunca ha formado parte de un tribunal colegiado y jamás ha dictado una sentencia" (pág. 12), que "no es ninguna lumbrera jurídica y no se le conocen artículos o publicaciones" (ibíd.). Entonces, ¿por qué rayos le han nombrado? Pues al parecer porque es muy católico, "no molesta a nadie" y "es disciplinado y respetuoso con el poder". Salta a la vista que el sentido (explícito) de la información es que es alguien a cuyo favor solo se puede decir que es muy católico. Lo mismo habrían dicho si hubieran nombrado
un juez que fuera un excelente patrón de yate o muy aficionado a la filatelia. Si lo único bueno que se puede decir de él es eso, apaga y vámonos.

Ah, y que es bien mandado. Sin embargo, eso no es noticia, ¿verdad? ¿Hay algún miembro del CGPJ que no lo sea? Estómagos agradecidos, pesebristas y paniaguados hasta las cachas, todos ellos son dóciles, disciplinados e incapaces de morder la mano que les da de comer. De no ser así, ¿habrían aceptado el nombramiento del muy católico Dívar?

La información importante del artículo que usted no debe de haber leído es: ¿y cómo se ha nombrado a este tipo? ¿Elegido por los vocales del Consejo tras deliberación, como manda la ley y es la mínima muestra de respeto? Ni hablar: lo han decidido mano a mano Zapatero y Rajoy, y el propio Zapatero lo anunció antes de que lo nombraran los vocales. Formidable, ¿verdad? Una buena manera de dejar claro quién manda en el CGPJ. Los vocales han mostrado una púdica y teatral "indignación" de cara a la galería, pero en seguida han hecho la correspondiente genuflexión: mensaje recibido. Da igual que Dívar sea católico, esperantista o patrón de yate. Como el resto del CGPJ, es un empleado puesto a dedo que obedece órdenes. ¿Cierta esperanza? Claro que sí, mujer, ya verá lo que hacen con el Constitucional.