Pato confinado

Receta de crema de zanahoria, jengibre y cúrcuma

Crema de zanahorias, jengibre y cúrcuma.
Crema de zanahorias, jengibre y cúrcuma.

Seguimos explorando el universo de las cremas. La razón es sencilla: además de estar buenísimas, son una forma efectiva de añadir las necesarias verduras a la dieta. En esta ocasión, toca la reina naranja, la exótica por naturaleza, la encantadora de serpientes: crema de zanahorias con jengibre. Algo dulce y picante, con un puntito de cúrcuma o curry, puede acompañarte en el cambio de estación. Se toma caliente o tibia, y es fuente de vitaminas y betacarotenos. Cuidarás tu vista, piel, y corazón. Mantendrás el rigor de un buen plato en la mesa. Las verduras son tus mejores compañeras y protectoras en este camino lleno de piedras que llamamos vida, existencia, follón, o lío. Junto a las frutas, deben tomar protagonismo. Serán tus coloridos rottweilers en este paseo: te protegerán de muchas enfermedades indeseables.

Crema de zanahoria, jengibre y cúrcuma

Ingredientes 2 personas:

  • 6 zanahorias.
  • 1 cebolla.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 trozo pequeño de jengibre fresco.
  • 1 pizca de cúrcuma o curry.
  • 1 patata pequeña.
  • Agua o caldo de verduras.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal.

Elaboración:

Como la mayoría de cremas, se trata de rehogar las verduras para que ganen sabor. Luego las cueces en agua o caldo, las bates y lo disfrutas. El jengibre le da un toque fresco y picante, que reduce la tendencia dulce de la zanahoria. Usa la cantidad de jengibre al gusto, pero sin pasarte. Lo mejor es que sea fresco, pero también lo acepta en polvo. Con las especias (cúrcuma o curry) pasa lo mismo. Adapta la cantidad a tu paladar, pero sin que se coma todo el sabor. Puedes echarle como decoración frutos secos o pepitas, tipo nueces, almendras, o semillas de calabaza, y un chorrito de aceite de oliva virgen de calidad.

1. Rehoga las verduras:

En una olla, con un chorro de aceite de oliva caliente, rehoga la cebolla cortada en juliana, las zanahorias peladas y cortadas en rodajas, y la patata también pelada y cortada en gajos. Añade una pizca de cúrcuma o curry, un trocito de jengibre pelado, entero o cortado en rodajas, y un diente de ajo sin su germen. Deja que se rehoguen los vegetales a fuego medio-bajo durante unos cinco minutos.

2. Bate la crema de zanahoria y jengibre:

Añade agua o caldo de verduras hasta que cubra los vegetales. Deben cocerse a fuego medio hasta que las verduras estén lo suficientemente blandas. Bate el resultado con la batidora. Tiene que salir una crema sin grumos y homogénea.

➥ Seguimos con una receta de alcachofas con gambas.