Pato confinado

Receta de huevos escalfados y fritos al microondas

Huevo escalfado o pochado al microondas.
Huevo al microondas.

Los huevos escalfados o poché al microondas forman parte de la alta gastronomía del antojo, son la solución perfecta para quienes no quieren perder tiempo cocinando. Superado el susto inicial del que se atreviera a poner un huevo fresco y con cáscara dentro del aparato (no lo prueben en casa), pronto surgieron métodos para conseguir unos huevos muy resultones y prácticos. Su elaboración es simple. Se pone el huevo en un bol con agua y se pasa por el microondas durante un minuto o un poco menos. Debe salir pochado, no cocido: en su punto exacto, con una yema viscosa, viva.

Al principio no es fácil, hasta que se conocen los tiempos y potencia exacta del microondas. Una vez estén los huevos escalfados, pueden combinarse con otros ingredientes cocidos también al microondas, como patatas, o hacer con ellos alguna receta más elaborada, como los huevos benedictinos. Hay cocineros que prefieren tapar el bol con una tapa de plástico o plato al pasarlo por el aparato.

Si deseas hacer un huevo frito, opera el mismo principio: pon en un plato una base de aceite de oliva, casca el huevo encima, tápalo con otro plato y pásalo por el microondas durante varios minutos hasta que esté hecho. Luego, una pizca de sal y a untar pan.

Receta de huevos escalfados o poché al microondas

  • 1 huevo por persona.
  • Agua (200 ml. por huevo o un vaso).
  • 1 cucharada de un vinagre suave.
  • Sal.

1. Pocha el huevo en el microondas:

Calienta agua en una olla. Viértela en un bol (calcula unos 200 ml.). Puedes hacerlo igualmente sin calentar el agua, aunque aligera el proceso. Echa una pizca de sal y añade una cucharada de vinagre (ayudará a estabilizar la cocción). Mézclalo bien. Casca el huevo y ponlo en el bol (debe estar cubierto por el agua, pero vigila que no se vierta por el calor). Cúbrelo con una tapa apta para microondas. Introdúcelo en el aparato. El tiempo de cocción dependerá del tamaño del huevo y de la potencia del electrodoméstico, pero es de alrededor de 1 minuto a 800 w. Lo ideal es ir haciéndolo por tandas (de minuto en minuto) hasta obtener el punto de cocción del huevo que deseamos (la clara hecha y la yema líquida). Comprueba que haya cuajado y retíralo del agua con una espumadera. Puedes servirlo sobre una tostada, regado con un chorrito de aceite de oliva virgen extra o con una salsa tipo holandesa.

➥ Seguimos con una receta de huevos nube.