Pato confinado

Receta de pasta fresca con salsa de calabaza

Pasta con salsa de calabaza.
Tallarines con salsa de calabaza.

Esta es una llamada al color: sedosos tallarines recubiertos de un delicioso manto de calabaza. Así, como un conjuro, o un diseño de Agatha Ruiz de la Prada, algo llamativo, retorno al País de Fantasía. La pasta con salsa de calabaza tiene estas propiedades únicas: un sabor algo dulzón, un contraste salado con el queso, una receta sencilla y original.

La salsa de calabaza (mezcla del vegetal cocido, crema de leche, queso y especias) sirve para todo tipo de pasta: tanto acoge a unos macarrones como a unos espaguetis. Si te decantas por los espaguetis o tallarines recuerda rehogarlos bien en la sartén con la salsa, que tomen las esencias, que terminen de hacerse con un pelín del líquido de cocción de la pasta, pues contiene almidón y ayudará a que todo ligue mejor.

Dificultad: Tan sencillo como pelar una calabaza.

Nivel de emoción al comerlo: La excitación de Dorothy (el Mago de Oz) al seguir el camino de baldosas naranjas.

Partículas elementales: Vitaminas, hidratos, grasas y minerales desplegados en un manto budista.

Receta de pasta con salsa de calabaza

Ingredientes 4 personas:

  • 350 gr. de espaguetis o tallarines (mejor pasta fresca).
  • 1 calabaza pequeña.
  • Crema de leche.
  • Pimienta negra.
  • 1 pizca de nuez moscada.
  • 1 cebolla.
  • 1 diente de ajo.
  • Queso rallado (al gusto).
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.

1. Prepara la salsa:

Pon a pochar en una sartén la cebolla y el ajo picados, con un chorrito de aceite de oliva. Añade la calabaza pelada y sin sus pepitas, cortada en daditos. Echa sal y la nuez moscada (sin pasarte). Tapa la sartén y tenlo al fuego medio-bajo hasta que la calabaza esté bien hecha y se deshaga. Mientras tanto cuece los espaguetis o tallarines (sin demasiada agua, para que el líquido contenga más almidón).

2. Rehoga la pasta en la salsa de calabaza:

Con un tenedor de madera machaca la calabaza hasta que se deshaga. Añade un chorrito de crema de leche. Mézclalo. Echa la pasta directamente desde la olla (sin cae un poco de líquido ayudará a ligar la salsa). Remueve con energía mientras va espesando el conjunto. Ayúdate con el queso rallado para darle consistencia. Comprueba el punto de sal. Sírvelo inmediatamente.

➥ Seguimos con una receta de macarrones a la salsa genovesa.