Pato confinado

Receta de blinis: las tortitas esponjosas de Rusia

Blinis.
Foto: photosforyou/ Pixabay.

Los blinis son como los crepes de la tradición rusa. Una delicia que puedes saborear en los restaurantes eslavos acompañados normalmente de un traguito de vodka (al uso y costumbre). Hechos con harina, huevo, mantequilla, leche y levadura, se fríen igualmente que el crepe en la sartén. Salen unas tortitas pequeñas y muy esponjosas que van acompañadas de distintos ingredientes, tanto salados como dulces.

Los blinis de pescado (salmón, arenque, trucha, esturión, huevas...) son de los más populares. Las tortitas se sirven con el pescado ahumado por encima, al modo de una tostada, normalmente junto a una salsa espesa, queso o crema agria.

De tamaño más bien pequeño, los blinis funcionan como aperitivo o desayuno (entonces, mejor sin el trago de vodka). Algunos cocineros también le añaden yogur tipo griego a la masa para que salga más aromática y jugosa.

Receta de blinis

Ingredientes 4 personas: 

  • 150 gr. de harina de trigo.
  • 1 huevo.
  • 170 ml. de leche.
  • 45 gr. de mantequilla semifundida.
  • 1 cucharadita de levadura química.
  • Una pizca de sal.

1. Haz la masa:

Pon en el recipiente de la batidora el huevo cascado junto a la leche. Añade la mantequilla a temperatura ambiente, si hace calor, o tras unos segundos en el microondas (que esté blandita, casi deshecha). Bátelo. Incorpora la harina, la levadura y una pizca de sal. Tritúralo hasta obtener una masa fina y sin grumos. Debe salir con una consistencia elástica, no en exceso espesa, pero sí ligada. Deja que la masa repose unos veinte minutos.

2. Fríe los blinis:

Pon unas gotas de aceite en una sartén antiadherente. Extiéndelas bien usando una servilleta (lo justo para que no se agarre el blini). Cuando esté caliente, a temperatura media, añade una cucharada de la masa del blini. Tenlo unos minutos al fuego hasta que se dore y empiece a burbujear. Gira el blini para que se haga por el otro lado (deben salir doraditos por ambas caras). Puedes hacer varios blinis a la vez, siempre que estén separados. Cuando los sirvas, añade por encima de cada uno un poco de salsa tártara (aquí la receta) y salmón ahumado, o crema agria y huevas de lumpo.

➥ Seguimos con una receta de crepes salados.